Sociedad

No hubo Proyecto Ejecutivo pero sí Plan Maestro: Delgado

Quien fuera secretario de Finanzas de la administración de Marcelo Ebrard admite que no se realizó un Proyecto Ejecutivo para la llamada "línea dorada".
Fernando Ramírez de Aguilar
25 junio 2014 23:16 Última actualización 26 junio 2014 5:0
Línea 12 del Metro. (Cuartoscuro/Archivo)

La "línea dorada" no contó con un Proyecto Ejecutivo. (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. Mario Delgado Carrillo, quien fuera secretario de Finanzas de la administración de Marcelo Ebrard y es actual presidente de la Comisión del DF del Senado de la República, admitió que no se realizó un Proyecto Ejecutivo de la Línea 12 porque este ya aparecía en el Plan Maestro del Metro.

El senador perredista expuso que a la Secretaría de Finanzas no le correspondía tampoco elaborar ese Proyecto Ejecutivo porque esto lo debió haber hecho en su momento el responsable del Proyecto Metro y que su papel en este asunto fue organizar la “Consulta Verde”, donde un millón de capitalinos se pronunció a favor de la construcción de la denominada “Línea Dorada” y a coordinar una encuesta que llevó a cabo el INEGI sobre el origen y el destino de usuarios.

En entrevista con El Financiero explicó que la adjudicación directa la hizo el propio Sistema de Transporte Colectivo, como un organismo autónomo, comprometiendo recursos de los ejercicios fiscales de 2010 a 2026 por mil 588 millones de dólares para realizar el contrato de prestación de servicios de los trenes.

El legislador aseguró que en la compra de trenes “no existió corrupción y, mucho menos, sobreprecios o desvíos de recursos. Es un diferendo técnico que se está discutiendo y que tendrá que resolverse en los próximos días”.

Señalado por los propios legisladores locales y federales perredistas de haber desviado recursos públicos para su campaña política, Delgado consideró que esas aseveraciones “infames y sin sustento, provienen de otras corrientes que no son afines a nosotros”.

Comentó que son declaraciones sin fundamento que buscan enrarecer el ambiente o confundir a la opinión pública.