Sociedad

Niños menores de seis años, invisibles en México: Mexicanos Primero

Mexicanos Primero presentó el estudio “Los invisibles, las niñas y los niños de 0 a 6 años en México” que revela que este sector poblacional está fuera de las políticas públicas del país, lo que reitera lo dicho por UNICEF en el sentido de que no es un país apropiado para la niñez.
Rosalía Servín Magaña
27 mayo 2014 13:6 Última actualización 27 mayo 2014 13:34
Niños CUARTOSCURO

Aunque se trata de la etapa más importante en el desarrollo, niños y niñas menores de seis años, no son considerados en las políticas públicas. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Pese a ser la etapa más determinante para el desarrollo de la persona, en México no se ha entendido la importancia de los primeros seis años de vida, pues los niños parecen ser invisibles y fuera de foco de las políticas públicas del país.

Así lo aseguró David Calderón, director general de Mexicanos Primero, organismo civil que presentó el estudio "Los invisibles, las niñas y los niños de 0 a 6 años en México", el cual reitera lo dicho por UNICEF: México no es un país apropiado para la niñez.

"Las políticas públicas se concentran en servicios de salud y en asegurar la supervivencia, pero se trata de un piso mínimo que no basta. No queremos que sean sólo supervivientes, sino personas enteras", aseveró Calderón.

Entre muchas otras cosas, este análisis revela que 18 por ciento de los menores de un año ni siquiera cuenta con registro de nacimiento, cifras que se extienden a 44 por ciento en Chiapas y a 40 por ciento en Guerrero.

Lucrecia Santibañez, partícipe de este análisis, destacó que no hay mejor inversión para un país, que la que se hace en la primera infancia, lamentablemente en México cada año se gasta un total de seis mil 589 dólares por niño durante sus primeros 5 años de vida, cuando países como Chile invierten el doble y hasta el triple como Corea del Sur.

De ese gasto, abundó, sólo la sexta parte se invierte en niños de 0 a 3 años.

El problema, dijo, es que cuando no se logra el óptimo desarrollo durante los primeros años de vida, el niño tendrá menos posibilidades de alcanzar su máximo potencial al llegar a adulto.

Como ejemplo citó que el nivel de vocabulario de un niño de tres años, marcará su comprensión lectora a los 10 años e incluso el número de materias que podría reprobar.

"La primera infancia no tiene hogar institucional", sostuvo la experta al añadir que 56 por ciento de los menores de 5 años vive en pobreza y son los de mayor riesgo de no desarrollarse plenamente.

A esto se suma que uno de cada siete niños tiene desnutrición crónica, porcentaje que en la población indígena se eleva a uno de cada tres.
Santibañez también se refirió al 38 por ciento de los niños menores de dos años que tiene anemia, una situación que, de no corregirse, causará daños irreversibles en el desarrollo.

Lamentablemente, el cuidado infantil en México está como el de Corea del Sur hace 20 años y el de Chile hace 10, lamentó la investigadora, tras referirse a otros datos también reveladores de este estudio.

Por ejemplo, citó, sólo 14 por ciento de los niños menores de seis meses se alimenta de leche materna exclusivamente, cuando esto es fundamental para su desarrollo y bienestar futuro.

Desde su punto de vista, los padres de familia enfrentan serios retos para asegurar el desarrollo de sus hijos.

Muestra de ello es que más del 20 por ciento de los niños que asiste a preescolar en zonas marginadas no adquiere habilidades básicas de lenguaje y pensamiento matemático por las condiciones de vida que enfrentan.

La experta detalló aún más el escenario que persiste en el país, donde el 16% de los niños menores de cinco años vive en condiciones de hacinamiento, algo que también está relacionado con el maltrato.

"Cada dos días muere por homicidio un niño menor de 4 años", advirtió la investigadora.

Al respecto Claudio X González aseveró que la solución ya no puede esperar, de otro modo "seguiremos hiriendo a generación tras generación".

"Hay que plantear un horizonte de 12 a 15 años para realmente tener una atención distinta para los niños de este país, lo que les permitiría tener una preparación óptima al llegar a la primaria y metas más ambiciosas al alcanzar la edad adulta", concluyó.