Sociedad

Migrantes piden no ser vistos como ladrones

Cerca de un millar de migrantes, en su mayoría procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala, arribó a la capital tabasqueña para solicitar la intervención del gobierno mexicano a fin de garantizar el libre tránsito por el país.
Patricia Hernández / corresponsal
20 abril 2014 15:47 Última actualización 20 abril 2014 17:30
migrantes

Los centroamericanos denunciaron la violación a los derechos humanos fundamentales y a la dignidad humana. (Cortesía)

VILLAHERMOSA.- Un contingente de cerca de un millar de migrantes en su mayoría procedentes de El Salvador, Honduras y Guatemala, arribó a la capital tabasqueña para solicitar la intervención del gobierno mexicano a fin de garantizar el libre tránsito por el país. “Queremos que no nos miren como ladrones. Hoy abrimos brecha nosotros, que no migramos por gusto sino por una necesidad”, señalaron a su llegada.

Acompañados por activistas integrantes de organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas el movimiento mesoamericano “La Cultura Inmigrante”, así como la 72, Hogar Refugio Para Personas Migrantes, que encabeza el fraile Tomás González Castillo, los indocumentados denunciaron que el tren de carga conocido como “La Bestia” fue detenido por los maquinistas bajo el argumento de que no existían “condiciones de seguridad”.

Ante ello, al hacer uso de la palabra el fraile Tomás pidió un alto a la “humillación de todo un sistema” que obliga a los centroamericanos a abordar un ferrocarril en el que se exponen a asaltos, violaciones, secuestros, atropellamientos, vejaciones e incluso la muerte, así como a la sistemática violación a los derechos humanos fundamentales y a la dignidad humana de las personas migrantes.

González Castillo expresó que a pesar del apoyo recibido por los estados sureños fronterizos -entre estos el de Tabasco- la federación ha mantenido oídos sordos a la ayuda que piden quienes desean que se les deje en paz para continuar su camino hacia el llamado “sueño americano”.

Y es que los activistas pretendían realizar junto a los centroamericanos por cuarto año consecutivo el “Viacrucis del Migrante”, el cual consiste en acompañar a un grupo de ellos en su recorrido sobre el tren conocido como “La Bestia”, en el tramo que comprende de Tenosique, Tabasco a Lechería, Estado de México.

Sin embargo, en esta ocasión no se pudo realizar porque los trabajadores de la empresa ferroviaria desengancharon los vagones donde se encontraban las personas migrantes, defensores de Derechos Humanos y periodistas, dejándolos en la inmovilidad, por lo que tomaron la decisión de caminar hacia varias localidades de Chiapas y Tabasco para solicitar ayuda del gobierno.

Finalmente, el contingente arribó a la capital tabasqueña a bordo de 17 camiones que dispuso el gobierno local, custodiados por elementos de la Policía Federal Preventiva, del Instituto Nacional de Inmigración (INM) y del Grupo Beta, para descansar y partir hoy mismo hacia los límites con el estado de Veracruz.