Sociedad

México, líder en desarrollo rural sustentable: REDD+

La alianza señaló que México esta listo para participar en la COP 20, encuentro en el que presentará los avances de acciones y primeros modelos de buenas prácticas agropecuarias y forestales que comprueban como se puede lograr un crecimiento rural bajo en emisiones de carbono.
Miriam de Regil
18 noviembre 2014 16:10 Última actualización 18 noviembre 2014 16:11
Cae la tarde en el campo. (Reuters/Archivo)

Maíz

CIUDAD DE MÉXICO. A dos semanas de que inicie en Lima, Perú la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático COP 20, la Alianza Mexico REDD+ aseguró, que hoy el país es una nación líder la construcción de mecanismos de protección de sus bosques a través de acciones que promueven el desarrollo rural sustentable con efectividad climática.

De igual manera, esta iniciativa coordinada por organizaciones nacionales e internacionales, la cual cuenta con el apoyo del Programa de Cambio Climático Global de la Agencia se los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, recalcó que México esta listo para participar en dicho encuentro en el que presentará los avances de acciones y primeros modelos de buenas prácticas agropecuarias y forestales que hoy comprueban como se puede lograr un crecimiento rural bajo en emisiones de carbono.

"México ha demostrado ser una nación que sobresale a nivel mundial en el proceso para llegar a un mecanismo REDD+, porque cuenta con instituciones sólidas en materia de cambio climático y ha forjado un diálogo multisectorial, ambos esenciales para la implementación futura de acciones que ayuden a producir sustentableente y conservar los bosques", aseguró Rane Cortez directora de la Alianza México REDD+.

En conferencia de prensa, Cortez recordó que la Alianza REDD+ ofrece apoyo al gobierno específicamente a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) para la creación de su estrategia REDD +.

"Con Conafor hemos trabajado de la mano en importantes acciones cuyos proyectos abarcan importantes áreas que van más allá de un sólo estado, la meta es lograr que un millón de hectáreas de bosque puedan tener un mejor manejo sustentable a través de proyectos REDD+".

Entre los avances que se darán a conocer en la COP 20, dijo, destacan los lineamientos de un modelo conceptual del sistema nacional de salvaguardas sociales y ambientales; la incorporación del tema de género de manera transversal en políticas de cambio climático; la asistencia para facilitar el proceso de consenso sobre el sistema de distribución de beneficios de REDD+;el diseño de un sistema nacional de monitoreo, reporte y verificación, incluyendo un mapa nacional de biomasa forestal (herramienta para medir la efectividad climática), "así como la provisión de insumos técnicos para las modificaciones de ley relevantes a la estrategia".

Asimismo destacó que tras cuatro años de trabajo en México por parte de los principales sectores sociales en ocho estados del país para la construcción de un mecanismo REDD+, existen logros importantes en todas las entidades que se labora, lo cual confirma que la protección de los bosques y su aprovechamiento es posible, y ello es la mejor manera de combatir la problemática ambiental que actualmente padecen diferentes regiones del mundo.

"A lo anterior se suma a la participación de decenas de comunidades en 93 municipios de Campeche, Chiapas, Chihuahua, Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo y Yucatán, es una muestra de la voluntad política y social para encauzar los programas de desarrollo rural sustentable con efectividad climática".

Actualmente naciones con importante masa forestal están participando en el programa mundial REDD +, tal es el caso de Indonesia, India, Brasil , Colombia, Perú o el Congo, de los cuales Brasil destaca por los avances que registra, "sin embargo México va muy rápido, y en poco tiempo incluso puede alcanzar a Brasil debido a la buenas prácticas que esta llevando a cabo", advirtió Cortez y destacó que una ventaja que tiene México es que el 60 por ciento de su cobertura forestal es propiedad de las comunidades, lo cual facilita la puesta en marcha de programas y acciones, las cuales esta hoy más que comprobado no sólo tienen beneficios ambientales, sino sociales.

"La participación de los dueños de los bosques es crucial para asegurar la conservación y el aprovechamiento sustentable de estos ecosistemas", concluyó.