Sociedad

Lo que falta para acabar con la mortalidad materna

Un informe realizado por investigadores de WaterAid, la OMS, UNICEF sostiene que es alarmante la mortalidad de madres y recién nacidos a causa de factores como acceso a agua potable.
Bloomberg
12 diciembre 2014 20:8 Última actualización 13 diciembre 2014 5:0
Etiquetas
Los capitalinos deben conocer la calidad del agua que beben. (Cuartoscuro)

Los capitalinos deben conocer la calidad del agua que beben. (Cuartoscuro)

La escasez de agua potable y salas de parto sucias e inseguras en el mundo en desarrollo son alarmantemente mortales para las madres y los recién nacidos, según un informe publicado en la revista PLoS Medicine.

"Cerca de ocho mil mujeres en Tanzania mueren cada año en o inmediatamente después del parto", dijo Lenka Benova del London School of Hygiene & Tropical Medicine. "Casi la mitad de las mujeres, y de manera desproporcionada las más pobres del país, están dando a luz en casa, y casi ninguno de estos hogares tiene agua potable o saneamiento básico".

El problema no es sólo de Tanzania, dijo Benova, principal autor del trabajo. Con un estimado de 289 mil mujeres fallecidas por complicaciones relacionadas con el embarazo o el parto el año pasado, alrededor del 38 por ciento de los centros de salud en 54 países de bajos ingresos no tiene una fuente de agua segura, según una encuesta de la Organización Mundial de la Salud próxima a publicarse.


El informe de PLoS describe las pobres condiciones aún existentes en los partos en casa, así como en clínicas y hospitales de maternidad en un momento en el que el ébola está causando estragos en el África occidental.

"Sabemos desde la época victoriana sobre la importancia del agua limpia y una buena higiene en el parto", dijo Yael Velleman, analista de políticas en materia de saneamiento e higiene en el WaterAid. "Sin embargo, hoy en día, decenas de miles de madres dan a luz en lugares donde médicos y parteras, si están presentes, no tienen acceso a agua limpia".

Lo que frustra en estos tiempos modernos, dijo Benova en un comunicado es que "sabemos que las muertes relacionadas con infecciones se pueden prevenir si se tiene acceso a agua potable, servicios básicos de saneamiento y buenas prácticas de higiene".

El año pasado, 210 madres murieron por cada 100 mil nacidos vivos, 45 por ciento más bajo que 1990; además, menos niños de cuatro y menos están muriendo: 6.3 millones en 2013 en comparación con 12.7 millones en 1990.

Dieciséis investigadores representantes de WaterAid, la OMS, UNICEF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, la London School, la Universidad de Aberdeen y el SoapBox Collaboration, BRAC y Evidence for Action participaron en la creación del informe.