Sociedad

Llevan dos meses de retraso obras en Presidente Masaryk

Caen ventas, despiden a personal y roban a tiendas en la zona, vecinos exigen más seguridad a las autoridades. La primera etapa debería haber terminado en marzo, según prometió la Autoridad del Espacio Público.
Rafael Montes
13 mayo 2014 0:11 Última actualización 13 mayo 2014 5:0
Obras en Masaryk

Para brindar seguridad en vialidades y obra, se adecuaron pasos peatonales con tarimas, escalones y rampas de madera. (Cuartoscuro/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. Aunque la Autoridad del Espacio Público (AEP) informó que la primera etapa de la rehabilitación de la avenida Presidente Masaryk estaría lista en marzo, a la fecha, dicha obra no ha terminado y los negocios son los que más lo resienten.

A pesar de no haber concluido con la intervención en el tramo de la glorieta de Arquímedes a Moliere, los trabajos ya se ampliaron hasta FC de Cuernavaca al poniente y hasta Hipólito Taine hacia el oriente, por lo que casi toda la acera norte de la avenida está confinada.

El 23 de enero, Eduardo Aguilar Valdez, titular de la AEP, explicó que “en la primera etapa de Moliere a Arquímedes, el primer cierre será el carril norte –que es circulación de oriente-poniente- dará inicio el 27 de enero y permanecerá cerrado hasta el mes de marzo; posteriormente y una vez reabierto el carril norte, se iniciarán los trabajos en el lado sur -dirección poniente-oriente”.

Ni siquiera ese plan fue respetado. Los vecinos se han quejado de que la obra se amplió sin concluir la primera fase. Y, además, no hay información precisa.

Los comerciantes lamentan que la obra continúe y que no se conozca con certeza la fecha en que se reabrirá, pues sus ventas han caído considerablemente e incluso han tenido que despedir personal.

Además, comentaron que debido a la falta de accesibilidad e iluminación han comenzado a suscitarse algunos asaltos a las tiendas.

En la distribuidora de motocicletas Vespa, hace aproximadamente un mes, hurtaron cinco chamarras de piel, sin que los policías llegaran.
A unos metros se ubica una sucursal bancaria, en donde, al salir, fue asaltado un hombre.

En el restaurante La Buena Barra, tuvieron que contratar policías del Estado de México con armas, porque ya varias veces los asaltaron, platicó un guardia privado.

Empleados de negocios afectados comentan que la labor de los albañiles es intermitente.

“Es muy variado el trabajo, es como por ratos”, dijo Octavio López, responsable de la tortería Las Tortugas, quien calcula que la caída de ventas es como del 40 por ciento y ha despedido a unos siete trabajadores, el 30 por ciento de su plantilla.