Sociedad

Liberan a encapsulados tras intervención de defensores de derechos humanos

Elementos de la CNDH, CDHDF y la organización observadora Marabunta lograron que granaderos del GDF liberaran a un grupo de manifestantes que había sido encapsulado frente al Senado.
Rafael Montes
01 diciembre 2014 21:30 Última actualización 01 diciembre 2014 21:49
Los granaderos habían encapsulado a un grupo de manifestantes frente al Senado, que posteriormente fueron liberados tras la intervención de derechos humanos. (Cuartoscuro)

Los granaderos habían encapsulado a un grupo de manifestantes frente al Senado. (Alejandro Meléndez)

CIUDAD DE MÉXICO. Los manifestantes que habían sido encapsulados por granaderos de la policía capitalina enfrente del Senado de la República fueron liberados tras la intervención de personal de las comisiones de Derechos Humanos nacional y local y la organización observadora Marabunta.

Miguel Barrera, líder de Marabunta, y Alfonso García, primer visitador de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, intervinieron para que los granaderos abrieran el cerco y dejaran que los manifestantes continuaran avanzando por Reforma hacia el centro.

Barrera argumentó frente a Luis Rosales Gamboa, subsecretario de Operación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, que los detenidos no eran los que iniciaron la violencia sobre el Paseo de la Reforma.

Después del mitin pacífico que se realizó en el Ángel de la Independencia, un grupo de 300 encapuchados caminó sobre la avenida Florencia y arremetió contra sucursales bancarias y comercios de esa parte de la Zona Rosa con piedras, palos y bombas molotov.
Caminaron hasta Chapultepec y regresaron por Florencia a Reforma para avanzar hacia el centro.

A su paso, atacaron negocios y saquearon tiendas con piedras y fuego.
En el centro comercial Reforma 222, quemaron la estela luminosa de la entrada y rompieron vidrios.

En ese momento, granaderos ya se aproximaban hacia la multitud que al ver a los uniformados corrió y se descubrió los rostros para perderse con la multitud que seguía caminando en calma por Reforma hacia el centro.

Aún así, algunos manifestantes lanzaban piedras y cohetones a los policías.

Así caminaron hasta el Senado de la República, en donde fueron encapsulados algunos de los manifestantes, pues otros lograron escapar hacia Insurgentes.

En el Senado, se dieron algunos jaloneos y detenciones, pero la mayor parte quedó encapsulada, por lo que los defensores de derechos humanos intercedieron para que los policías retiraran el cerco.

Incluso personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos hizo una cadena humana para colocarse frente a los manifestantes y protegerlos de los policías.

Al abrir el cerco, los manifestantes caminaron sobre Reforma hasta el Metro Hidalgo.

Los policías los flanquearon sólo hasta la calle de Lafragua, en donde se retiraron hacia el Monumento a la Revolución.

En estos momentos, los manifestantes permanecen en Reforma e Hidalgo sin definir acciones a seguir.