Sociedad

Largas jornadas laborales llevan a beber en exceso

De acuerdo a un estudio realizado en 14 países y publicado en el British Medical Journal, se demostró que quienes trabajan más de 48 horas semanales, en especial bajo presión y son mayores de 35 años, tienen más probabilidades de beber hasta el exceso.
Bloomberg
14 enero 2015 20:56 Última actualización 15 enero 2015 5:0
Quienes trabajan más de 48 horas semanales, trabajan bajo presión  y tienen más de 35 años son más propensos a beber en exceso. (Bloomberg)

Quienes trabajan más de 48 horas semanales, trabajan bajo presión y tienen más de 35 años son más propensos a beber en exceso. (Bloomberg)

La imagen típica de un bebedor compulsivo puede parecerse tanto a un hombre maduro que trabaja muchas horas como a un muchacho de una fraternidad universitaria de fiesta hasta altas horas de la noche.

Los médicos se concentran cada vez más en la población de más edad después de haber dado mayor prioridad a los adolescentes que buscan experimentar y a los alcohólicos jóvenes. Están surgiendo pruebas de que los empleos bajo mucha presión empujan a millones de personas a beber en exceso, y las muertes por alcoholismo aumentan a medida que las personas envejecen.

Una nueva investigación que abarcó a 14 países, publicada en el British Medical Journal, demostró que quienes trabajan más de 48 horas semanales tienen más probabilidades de beber hasta el exceso –definido como 14 tragos semanales para las mujeres y 21 para los hombres. Y la organización estadounidense Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estimó en un informe la semana pasada que seis personas mueren diariamente a causa de intoxicación alcohólica, principalmente con edades de 35 a 65 años.

“Beber es tan rápido y fácil como quitarse de encima trabajo. De allí deriva el problema”, dijo Cassandra Okechukwu, profesora adjunta en la Escuela de Salud Pública de Harvard en Boston. “Lo hemos definido y lo llamamos consumo riesgoso de alcohol”. No le estamos prestando tanta atención como a la definición de alcoholismo. Debemos prestarle más atención”.

Numerosos estudios demuestran que beber regularmente, en la medida que no se convierta en un exceso, es saludable, especialmente para el corazón. Suele elogiarse al vino por sus beneficios para la salud, pero también se ha demostrado que la cerveza y el licor protegen contra varios problemas de salud. Los médicos advierten sobre comenzar a beber o consumir más en razón de los beneficios potenciales para la salud, y señalan que el consumo excesivo puede traer aparejada una serie de enfermedades que van desde el cáncer hasta la muerte súbita.

MUERTES POR INTOXICACIÓN

Las cifras relativas al consumo excesivo de alcohol no tienen sentido en forma inmediata, y desconciertan a los científicos. Los jóvenes siguen siendo todavía los más susceptibles de exceso –definido como cinco o más tragos en unas pocas horas para los hombres y cuatro o más para las mujeres. Las personas de 65 años en adelante que beben en exceso lo hacen con más frecuencia que otros grupos de edad. Las personas que mueren por intoxicación alcohólica son, sin embargo, de mediana edad. Tres de cada cuatro hombres, demostró Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

En un sondeo realizado en 2012 por el organismo, 71 por ciento de los estadounidenses dijeron que habían tomado un trago en el último año, en tanto 56 por ciento lo habían hecho en el último mes. Hay un grupo pequeño y cada vez más numeroso que bebe excesivamente en una sola sesión, y no queda claro por qué, dijo George Koob, director del Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo.

“Estamos viendo un número mayor de tragos por individuo”, dijo. “Lo que está aumentando es la intensidad con la cual se bebe en una sola sesión. Esto nos preocupa. No hemos pensado cómo abordarlo”