Sociedad

Irrumpe en México la publicidad dirigida al segmento homosexual

El denominado Pink Market, que estaba abandonado, tiene un alto valor comercial, más de cuatro mil millones de dólares; sin embargo, aún son muy pocas las marcas que han aprovechado el mercado gay en el país.
Miriam de Regil
14 abril 2014 19:50 Última actualización 15 abril 2014 8:20
Un corazón normal ELADIO ORTIZ

Promocionan una obra en el Teatro de la Unidad Independencia, que aborda el tema de la homosexualidad. (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO. Durante décadas la publicidad dirigida al target homosexual en México prácticamente no existió; sin embargo, recientemente algunas empresas, en su mayoría multinacionales, decidieron irrumpir en la sociedad mexicana dirigiendo su objetivo a conquistar a ese segmento considerado ‘premium’.

Aunque en México no hay una estimación precisa respecto del valor del Pink Market, el último cálculo efectuado por la consultora De la Riva lo ubicó en cuatro mil 663 millones de dólares. En Estados Unidos, se calcula que el Pink Market tiene un valor de más de 600 mil millones de dólares.

Juan Carlos Rivera, director del departamento de Administración, Mercadotecnia y Negocios Internacionales del Tecnológico de Monterrey (ITESM), Campus Santa Fe, explica que “las necesidades existen, ya que hay consumidores que están buscando productos que no solamente los satisfaga, sino con los que ellos se puedan relacionar”.

Añade que “el sector gay es un mercado interesante que en México las empresas no han sabido aprovechar de manera adecuada”.

Oscar Murguía, académico en la carrera de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), lamenta que “hay todavía un freno que obedece sin duda a los prejuicios y tabúes que aún tiene la sociedad en general, los cuales, aun cuando han evolucionado todavía permean en diversos sectores, los cuales algunas marcas prefieren no enfrentar.

De acuerdo con el estudio de De la Riva, un consumidor gay en México gasta entre diez y 15 por ciento adicional al heterosexual.

Otra de sus aficiones, indica, se concentra en viajar, pues “salen de la ciudad hasta dos o tres veces más”, señaló Zoraida Morales analista de All About, en la consultoría de De la Riva. La comunidad gay destina 30 por ciento de su presupuesto a viajar, generando una derrama económica de 35 por ciento superior a la que detona el turismo heterosexual.

Estados Unidos, Canadá, Argentina y Brasil son algunas de las naciones que hoy aprovechan este potencial y quienes con sus leyes, cobertura de marcas, productos y servicios han crecido.

Para Antonio Medina, profesor de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, cada vez más las empresas empiezan a voltear a ver a este nicho. Inclusive, se planea ya crear la Cámara de Comercio LGBT, desde donde se invitará a todas las empresas a participar bajo una perspectiva de diversidad y no discriminación.

Las cámaras especializadas ya existen en Brasil, España, Canadá, Colombia y Estados Unidos.

Algunas de las marcas que en México ya se promueven en los lugares de encuentro gay son Gap, Bacardí, Absolut, American Express, Levi´s y Blue Shot. Johnnie Walker, Lufthansa y Avis, entre otras; así como Banorte y Bancomer, instituciones que han decidido apostarle a este segmento ofreciendo créditos hipotecarios a matrimonios del mismo sexo.

American Airlines cuenta en su portal con una sección dedicada a este mercado e incluso tiene vuelos específicos para la comunidad gay.