Sociedad

Estatales y federales instalan retenes en carretera a Valle de Bravo

Efectivos de la SSC y fuerzas federales tomaron la seguridad de la zona fronteriza mexiquense debido a que las policías de 13 municipios se encuentran tomando cursos en las instalaciones de la Sedena.
Eulalio Reyes / Corresponsal 
14 agosto 2014 16:14 Última actualización 14 agosto 2014 16:40
Elementos de la SSC se quejaron porque no cuentan con instalaciones para llevar a cabo sus tareas en dicha zona. (Eulalio Reyes)

Elementos de la SSC se quejaron porque no cuentan con instalaciones para llevar a cabo sus tareas en dicha zona. (Eulalio Reyes)

LUVIANOS.- Efectivos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), Marina Ejército y Policía Federal instalaron retenes sobre la carretera Temascaltepec- Valle de Bravo y en Avándaro, tras suplir a los policías de 13 municipios del sur del Estado de México.

A partir del pasado martes, mil 187 efectivos de dichas corporaciones tomaron la seguridad de esta zona mexiquense fronteriza con los estados de Guerrero y Michoacán, mientras las policías municipales de Valle de Bravo, Tejupilco, Luvianos, Amatepec, Otzolotepec, Sultepec, Ixtapan del Oro, Zacazonapan, Ixtapan de la Sal, Tlaltlaya, Otzoloapan, Zacoalpan y San Simón de Guerrero, toman un curso en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el estado de Tlaxcala.

Antes estas acciones, elementos de la SSC se quejan de que duermen a la intemperie o en campamentos improvisados, "como si todo se hubiera hecho de manera improvisada, ya que no contamos con equipo para montar campamentos o letrinas para la tropa".

En este sentido, explicaron que el primer día muchos policías tuvieron que dormir a la intemperie; algunos llevaron sus tiendas de campaña, mientras que otros compraron plásticos para improvisar un refugio para protegerse de la lluvia y el frío en el bosque.

Afirmaron que tienen que hacer del baño "donde caíga", porque no cuentan con instalaciones sanitarias.

Se quejaron que los efectivos de las fuerzas federales que conforman las Bases de Operaciones Mixtas (BOM) cuentan con cuarteles, cocinas y médicos.

Ante la posibilidad de padecer las inclemencias del clima durante los próximos tres meses, pidieron la intervención del gobernador Eruviel Ávila Villegas, para mejorar sus condiciones de trabajo, en esta peligrosa zona del Estado de México.