Sociedad

Grupo de encapuchados mantiene barricadas en Rectoría de la UNAM

Se espera que este martes no puedan ingresar funcionarios que ahí laboran, ya que el acceso principal a la Torre de Rectoría permanece "tomado" por una decena de jóvenes encapuchados vestidos de negro.
Rafael Montes
17 noviembre 2014 19:52 Última actualización 18 noviembre 2014 5:0
La entrada al edifico de Rectoría permanece bloqueada. (Cuartoscuro)

La entrada al edifico de Rectoría permanece bloqueada. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Tras la jornada violenta del pasado sábado en Ciudad Universitaria, el acceso principal a la Torre de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México permanece “tomado” por una decena de jóvenes encapuchados vestidos de negro.

Aunque hasta ayer por la tarde no había ninguna facultad tomada por los encapuchados, algunos accesos vehiculares al campus fueron bloqueados con barricadas construidas con el mobiliario de las paradas del transporte interno, tablas, sillas y piedras, como las entradas por Insurgentes Sur, junto a la Facultad de Psicología, y el de Cerro del Agua y Eje 10 Sur.

Los accesos peatonales se han mantenido libres, por lo que las familias capitalinas pudieron ayer disfrutar de su acostumbrado paseo por CU, para caminar, correr o andar en bicicleta .

El tramo entre las facultades de Psicología y Economía fue vandalizado con pintas de aerosol y los establecimientos mercantiles fueron saqueados durante la tarde del domingo, después de una marcha desde el Metro Copilco hasta Filosofía y Letras en protesta por la entrada de un agente judicial del DF que supuestamente investigaba el robo de un celular e hirió de bala a un joven; así como el ingreso de policías la tarde y noche del sábado.

Fue después de esa marcha cuando un grupo se apostó en la puerta de Rectoría y aunque la mayoría de los otros manifestantes, muchos de ellos estudiantes, se opuso a la toma del acceso y a la pinta de consignas en lo que consideraron espacio patrimonial, se impusieron los embozados.

Debido a que no pudieron romper los vidrios para entrar al edificio, pues tiene rejas y cortinas de metal y aparentemente están blindados, el grupo de encapuchados colocó una barrera con tablas de madera en la puerta principal.

Así permaneció el domingo y todo el día de ayer, vigilado por una decena de encapuchados, sin que exista una demanda bien identificada para la toma del acceso a Rectoría.

El domingo, el rector José Narro Robles, pidió a los universitarios actuar conforme a la ley y evitar la violencia y dijo que la protesta no violenta es compatible con las actividades de la UNAM.

Narro se mostró preocupado por la integridad física y moral de la comunidad universitaria y exigió al Gobierno del DF respetar la autonomía de la Universidad y le demandó que no repita la incursión de la policía en el campus.

El secretario de Gobierno del DF, Héctor Serrano, en nombre de la administración capitalina, ofreció una disculpa a la UNAM.

SE QUEJAN DE ESPIONAJE

El sábado por la tarde, personal de la Procuraduría de Justicia del DF fue sorprendido tomando fotografías del auditorio Justo Sierra (conocido también como Che Guevara y señalado como refugio de anarquistas) y comenzó un altercado que derivó en un balazo en una pierna a un estudiante.

Por la noche, el vehículo en el que el agente judicial llegó a CU fue incendiado.

Estudiantes de Filosofía y Letras se desmarcaron de los encapuchados y denunciaron espionaje con cámaras de video a sus asambleas.