Sociedad

Gómez-Robledo, 1er juez mexicano en Tribunal Internacional del Mar

El profesor de la Facultad de Derecho de la UNAM ocupará, a partir de este miércoles, uno de los tres asientos del Tribunal Internacional del Mar que están designados para AL y el Caribe; es la primera vez que se considera a México como miembro, a pesar del papel protagónico que ha tenido sobre derecho del mar.
Notimex
29 septiembre 2014 10:49 Última actualización 29 septiembre 2014 11:1
Cruzando las olas del mar Costa Azul

[La decisión de China de crear una “zona de identificación de defensa aérea en el Mar de China Oriental” es evidentemente provocadora / Reuters]

CIUDAD DE MÉXICO. Egresado y profesor de la Facultad de Derecho de la UNAM, con una larga trayectoria en derecho internacional y una extensa producción editorial en revistas y autor de más de 10 libros, Alonso Gómez-Robledo Verduzco se convertirá este miércoles en el primer juez mexicano que ingresa al Tribunal Internacional del Mar (ITLOS), con sede en Hamburgo, Alemania.

“Es un gran honor, un gran privilegio y conlleva una gran responsabilidad” formar parte de un organismo Internacional joven y en el cual, por primera vez, se considera a México en uno de sus 21 asientos, a pesar del papel protagónico que ha tenido sobre el derecho del mar, desde las convenciones de Ginebra de 1958 hasta la lll Conferencia de Naciones Unidas con diplomáticos de la talla de Jorge Castañeda de la Rosa.

“En los últimos 15 años, no habíamos tenido ningún candidato ni siquiera al Tribunal del Derecho del Mar, cosa que es un poco inexplicable, habiendo tenido tanta injerencia y habiendo colaborado tanto en la tercera Conferencia sobre el Derecho del Mar, de repente nadie volvió a hablar de los mares mexicanos, de los litorales llenos de toda clase de especies”, indicó.

El nombramiento, sin duda, es un reconocimiento a ese papel protagónico que México ha jugado en la materia, señaló. “Es parte de tomar una posición frente al mundo, de que México está presente en los principales tribunales y que sepan ustedes señores que nos interesa mucho defender nuestra soberanía marítima, es una forma de mandar un mensaje a los demás países”, remarcó.

Recordó que para América Latina y El Caribe sólo hay tres asientos en esta Corte internacional, uno lo tiene Argentina, el segundo Brasil y ahora México.

Gómez Robledo también se siente orgulloso de la universidad que lo formó como abogado, pues desde estudiante estuvo interesado por las delimitaciones marítimas y dedicó la mayor parte de su vida al estudio del derecho internacional público, sus investigaciones, conferencias, seminarios y clases siempre avanzaron en ese sentido.

“Desde que estaba en la Facultad de Derecho dije yo voy a enfocarme a esto y la verdad no me he arrepentido”, expresó en sus oficinas del primer piso del Instituto de Investigaciones Jurídicas.

Comentó que lo que más le apasionaba en aquel tiempo era la problemática relativa a la delimitación de la Plataforma Continental en el derecho internacional y sus implicaciones en la región del Golfo de México.

Gómez-Robledo, quien de 1981 a 1982 fuera visitante en el Institute for Marine Studies de la Universidad de Washington, Seatlle, y en 1987 comisionado a la Universidad de Nueva York para realizar una investigación sobre Derecho del Mar, entre muchas otras participaciones institucionales a nivel nacional e internacional, está listo para tomar juramento el 1 de octubre.

“Me conduciré en toda honestidad, conciencia e imparcialidad en todas mis actividades”, subrayó.

Explicó que “cada delimitación es distinta, todo depende si la costa es más convexa o más cóncava, todo eso va a cambiar, su trazado, y luego ir ajustado eso para llegar a una solución equitativa que es lo que nos obliga la Convención de 1982”.

Uno de los objetivos que se ha trazado es “tratar en la medida de lo posible de coadyuvar, por un lado, que las decisiones sean claras, transparentes, fundamentadas en derecho positivo, y por otro lado, tratar de que haya más Estados que sometan sus controversias al Tribunal Internacional del Mar”.

Apunta que actualmente han sido 22 casos los que se han resuelto, de todo tipo, algunos más complejos, relacionados a pesquerías, contaminación marina, delimitación entre Estados y pronta liberación de los buques.

“El reto es muy grande, sé la responsabilidad que esto conlleva, es un Tribunal con jueces de muy alta calidad, con gran experiencia en derecho del mar”, adviertió.

“No es fácil ser parte de esta corte internacional”, pues para que alguien sea electo se requiere del voto presente de las dos terceras partes de los Estados miembros del ITLOS, por lo que el cabildeo a favor de su candidatura duró meses.