Sociedad

Familias mexiquenses son desalojadas; autoridades argumentan invasión

Bajo la premisa de que estaban construidas de manera irregular, las autoridades municipales de Texcoco desalojaron y derribaron 60 viviendas; los quejosos señalaron que le compraron los terrenos a ejidatarios de Tocuila. Los terrenos serían parte del predio en el que se construirá el nuevo aeropuerto.
Eulalio Reyes
03 octubre 2014 13:16 Última actualización 03 octubre 2014 14:12
DESALOJO TEXCOCO

60 viviendas del predio El Barco, en Texcoco, fueron desalojadas y derribadas por interferir con el proyecto de constricción del nuevo AICM. (Eulalio Reyes)

TEXCOCO. Familias que habitaban desde hace más de 10 años 60 viviendas asentadas en el predio conocido como El Barco, fueron desalojados por más de 500 policías antimotines de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) del Estado de México y policías municipales.

Los predios se encuentran ubicados a la altura del kilómetro 12 de la autopista Peñón-Texcoco, en los ejidos de Tocuila, donde presuntamente se construirá el nuevo Aeropuerto Internacional.

Los efectivos policíacos llegaron acompañados de maquinaria pesada, que se encargaron de derribar las precarias viviendas, ante gritos y llantos de niños y personas de la tercera edad, que no querían abandonar sus hogares.

Autoridades afirmaron que los inmuebles fueron construidos afuera del límite urbano y de manera irregular; sin embargo, los afectados afirman que no son invasores y que adquirieron los predios de manera legal.

Ante la impotencia por el avance de las maquinaria pesada y el derribe de sus hogares, las familias bloquearon por más de una hora la autopista Peñón-Texcoco, pero fueron replegados por granaderos.

Mientras los policías antimotines resguardaban el lugar del desalojo, personal del ayuntamiento de Texcoco, sacaba de las viviendas mobiliario y enseres.

El gobierno local informó que el pasado miércoles los afectados fueron notificados del desalojo. Sin embargo, los abogados de los vecinos señalaron que cuentan con la protección de un amparo contra este "pero evidentemente no fue respetado", apuntaron.

Las familias desalojadas afirmaron que compraron los terrenos a ejidatarios de Tocuila, entre 150 y 200 mil pesos, y que tiene en su poder la documentación que lo acredita.

En el lugar se viven momentos de tensión entre desalojados y granaderos estatales y municipales.