Sociedad

Familiares del activista oaxaqueño Damián Gallardo exigen su libertad

Denuncian torturas y violaciones a los derechos humanos de Damián Gallardo, recluido en un penal de máxima seguridad en Jalisco por poco más de un año.
Sandra Marina
05 agosto 2014 17:48 Última actualización 05 agosto 2014 17:48
Los padres y la hermana del activista oaxaqueño dieron una conferencia de prensa para denunciar la situación de Damián. (Sandra Marina)

Los padres y la hermana del activista oaxaqueño dieron una conferencia de prensa para denunciar la situación de Damián. (Sandra Marina)

CIUDAD DE MÉXICO. En el momento de su detención, no se conocían ni existían cargos en contra de Damián Gallardo, sin embargo tras ser víctima de tortura y constantes violaciones a sus derechos humanos, fue ingresado en un penal de máxima seguridad en Jalisco donde ha permanecido 14 meses. Su familia exige su liberación y el apoyo de organismos internacionales.

Damián Gallardo Martínez tiene una larga trayectoria de activismo y defensa a favor de los pueblos indígenas y de la educación en Oaxaca. Formó parte de diversos comités por la liberación de presos políticos.

En conferencia de prensa, don Gregorio Gallardo, Felicitas Martínez e Idolina -padre, madre y hermana de Damián Gallardo- explicaron que el 18 de mayo del 2013 Damián fue privado ilegalmente de su libertad.

“La detención se hizo pública el día 19 de mayo y el 22 de mayo de 2013 la autoridad ministerial federal ejercita acción penal por el delito de Delincuencia Organizada y solicita orden de aprehensión por el delito de Secuestro, poniéndolo con otras 12 personas a disposición de Jueces Federales e internado en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) número 2, de El Salto, en Jalisco”, detalló Jenaro Hernández, abogado defensor.

Explicó que a partir de su detención y a la fecha, Damián ha sufrido múltiples y constantes violaciones a sus derechos humanos: “Fue torturado para obligarlo a firmar confesiones de auto culpabilidad y para conseguir involucrar a gente de su movimiento social en los supuestos delitos.

“En varias ocasiones le dijeron que le daban su libertad si entregaba a gente de la dirigencia actual de la Sección XXII del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE)”.

Agregó que en el penal de máxima seguridad, Damián Gallardo siguió sufriendo tortura: aislamientos, incomunicación temporal, amenazas y golpes. Asimismo es víctima de violación del derecho a la debida defensa y al debido proceso legal: “No se le permitió nombrar a su abogado; razón por la cual se tuvo que buscar la intervención de la CNDH”.

Sin embargo, respecto a la actuación de la CNDH señaló que el organismo argumentó que no podía hacer nada respecto a una queja por intercomunicación que interpusieron el 20 de mayo porque era domingo por la noche.

“Los familiares y abogados regresaron nuevamente el lunes 20 de mayo logrando finalmente que entrarán los visitadores quienes dijeron que lo único que podían hacer era que se firmará el escrito donde se nombrará al abogado del detenido.

“Es así que Damián Gallardo nombró a su defensor dentro de la averiguación previa, pudo declarar sin coacción y de ahí dejar asentado que fue víctima de tortura y obligado a firmar la declaración de auto inculpación.

“Es de destacar que la CNDH lejos de investigar la tortura sistemática en este caso, se ha limitado a justificar la actuación del estado minizando las evidencias de tortura y graves violaciones a derechos humanos”.

Jenaro Hernández apuntó que el caso de Damián Gallardo Martínez y 12 personas más pone en evidencia patrones de detención arbitraria, incomunicación, tortura, tratos crueles inhumanos y degradantes, violación del derecho a la presunción de inocencia, violaciones graves al debido proceso, violación del derecho a un juicio justo e imparcial.

Ante este panorama y el hecho de que no existe ninguna prueba que incrimine a Damián Gallardo, familiares exigieron su libertad y señalaron que el caso fue presentado a Relatoría Especial sobre la cuestión de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, así como la Relatoría sobre la Independencia de Jueces y Magistrados, ambos parte del Sistema de Naciones Unidas.

Entre otras actividades, Damián Gallardo participó en la movilización para la liberación de presos políticos como fue el Doctor Felipe Martínez Soriano, la lucha magisterial y el movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) en el 2006. Además, promovió propuestas de educación comunitaria y popular en las comunidades indígenas de la Región Mixe y Zapoteca de la Sierra