Sociedad

Existe riesgo de una nueva explosión en San Juan Ixhuatepec: Luege 

El exfuncionario federal alertó que en la Ciudad de México hay 60 plantas de almacenamiento, 8.5 millones de cilindros, 700 mil tanques estacionarios, tres mil 800 camiones de reparto portátil y dos mil 750 camiones de reparto estacionario, lo que podrían llevar a otra tragedia como la ocurrida hace 30 años. 
Miriam de Regil
19 noviembre 2014 13:33 Última actualización 19 noviembre 2014 13:34
José Luis Luege Tamargo

Luege Tamargo dijo que la contienda se convirtió en una carrera por lograr recursos económicos para movilizar a la militancia. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. A tres décadas de la explosión de Gas LP en San Juan Ixhuatepec, la cual cobró la vida de 503 personas y dejo a más de siete mil lesionados, el riesgo de un nuevo estallido sigue latente en dicha zona y hoy se multiplicó, advirtió José Luis Luege Tamargo, presidente de Ciudad Segura.

Ante ello y el peligro que también existe de una detonación por Gas LP en el Distrito Federal y Estado de México, dicha organización de la sociedad civil junto con el Movimiento Ciudadano Acciones por nuestra gente, exigieron a los tres órdenes de gobierno "acciones inmediatas y políticas públicas eficaces" que eviten que una tragedia como la que se registró en 1984 en San Juanico, se repita. 

De acuerdo con el ex funcionario federal, el peligro actual de San Juan Ixhuatepec se debe al crecimiento urbano desordenado que durante los últimos años ignoró todos los programas de desarrollo urbano, a la nula planeación y previsión de riesgos y desde luego a la violación del decreto presidencial de 1986 que ordenó la salida de todas las gasearas de esa zona.

"San Juanico representa la mayor explosión de gas en toda la historia del mundo y una de las tragedias más grandes del país que además provocó el desplazamiento de más de 69 mil personas", explicó Luege Tamargo en conferencia de prensas e hizo un llamado a las autoridades a modernizar toda la metrópoli en materia de distribución de gas.

"Lo que estamos pidiendo es gas entubado en toda la ciudad, y esto es algo que actualmente tienen ya las grandes capitales del mundo. No tenemos nada contra las gaseras, simplemente pedimos una urbe moderna", dijo.

El también ex secretario de Medio Ambiente, recalcó que hoy en día el Distrito Federal es la última gran ciudad en el mundo sin red de gas natural. "La cobertura en la zona metropolitana es hoy sólo del 17 por ciento (alrededor de tres mil kilómetros), por eso reiteramos que urge una política que realmente favorezca el entubamiento de gas".

Para lograr lo anterior, la organizaciones de la sociedad civil proponen un decreto presidencial y una policía pública para que el tema se impulse en todas las ciudades, y se de "un cambio de paradigma general".

"Es un proceso difícil, lo sabemos, y se requiere una fuerte intervención pero esto es necesario, por eso nuestra solicitud se basa en tres conceptos de riesgo: seguridad, movilidad y aspectos ambientales".

Cada cilindro y camión repartidor es una bomba de tiempo, alertó e informó que datos compilados por su organización indican que sólo en las horas pico circulan por la ciudad dos mil 790 camiones reparto de cilindro de Gas LP, y tres mil 400 pipas que pueden contener de 20 mil a 100 mil litros de gas.

Asimismo, se sabe que en San Juanico actualmente existen seis graseras con capacidad de un millón de litros de combustible, y todos los días circulan por sus calles 387 distribuidores de Gas LP y 129 camiones con tanques de 50 mil y 100 mil litros de Gas LP.

Pero el riesgo, no sólo es para San Juan Ixhuabtepec, en la Ciudad de México, alertó, hay 60 plantas de almacenamiento, 8.5 millones de cilindros, 700 mil tanques estacionarios, tres mil 800 camiones de reparto portátil y dos mil 750 camiones de reparto estacionario que salen todos los días a las calles.

"Nosotros no estamos promoviendo gas natural, lo cual es una buena opción, sino que exista gas entubado en toda la urbe; es un cambio que se debe hacer, no hay vuelta de hoja pues hoy estamos en el siglo antepasado y ello es increíble, no se puede mantener una ciudad así, y por ello vamos a presionar muy fuerte por una modernidad en materia no sólo de combustible, sino también de energía", concluyó.