Sociedad

Exalcalde de Bogotá urge a restringir el estacionamiento en DF

Enrique Peñalosa aseguró que el estacionamiento no es un derecho que tenga que garantizar el gobierno y asimismo defendió la disposición establecida en la Ley de Movilidad sobre dar aviso a las autoridades de marchas y manifestaciones.
Rafael Montes
29 agosto 2014 13:16 Última actualización 29 agosto 2014 14:31
El ex alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa

El exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, aseguró que el ofrecer estacionamiento no es un derecho que deba garantizar el gobierno. (Rafael Montes)

CIUDAD DE MÉXICO. El exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, se reunió este viernes con funcionarios de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) del gobierno del DF para compartir ideas sobre la necesidad de restringir el estacionamiento como una medida para evitar el embotellamiento en las ciudades y de la urgencia de fomentar la ampliación de banquetas y la exclusividad de carriles para el flujo del transporte público como una muestra de democracia.

Sobre el estacionamiento, el político afirmó que el gobierno no le debe resolver a los ciudadanos, pues es un problema privado.

El ex alcalde bogotano, quien también es el presidente de la Junta Directiva del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, dijo que pretender que el gobierno resuelva el estacionamiento de los ciudadanos es como exigirle al gobierno que dé una casa más grande a alguien que se compró un refrigerador que no cabe en su casa actual.

Además, dijo que el estacionamiento no es un derecho que se tenga que garantizar.

A pregunta expresa, Peñalosa consideró correcta la disposición establecida en la recién aprobada Ley de Movilidad del DF de dar aviso a las autoridades capitalinas de marchas y manifestaciones que compliquen el tránsito en la ciudad, pues "debe prevalecer el interés general y la movilidad de los 20 millones de habitantes".

En conferencia de prensa, el experto en movilidad y espacio público dijo que "en todas las ciudades del planeta están reglamentadas las marchas" y puso como ejemplo que en la cuna de la democracia moderna, en París, Francia, los manifestantes tienen que dar aviso y obtener un permiso de las autoridades para poder salir a las calles a marchar en vialidades.

La Ley de Movilidad del DF fue impugnada por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), la cual presentó una acción de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por considerar que violaba los derechos humanos a la libre manifestación.

"El espacio público no es sólo de los vecinos", sentenció.

Peñalosa también dijo que los vecinos de colonias en las que se pretendan proyectos de mejoramiento del espacio público, de peatonalizaciones o construcción de ciclovías, tienen derecho a protestar, pero "el uso del espacio público no lo deciden los vecinos", sino que debe ser una decisión democrática en los espacios de participación de la ciudad para ese fin.

Puso como ejemplo que cuando fue alcalde de la capital colombiana, anunció que convertiría el club de golf más exclusivo de la ciudad en un parque público y enfrentó la oposición de vecinos que se oponían al parque.

"Aquí podemos decidir democráticamente en la Asamblea Legislativa del DF cómo utilizamos el espacio vial, si queremos dejar carros estacionados en lugar de banquetas más amplias, puedo pensar distinto pero esa es la democracia y la democracia es la que decide cómo puede usarse ese espacio, pero lo que es clarísimo es que los vecinos no pueden decidir cómo se usa ese espacio vial, porque eso es totalmente antidemocrático", dijo el político.

Y agregó: "porque si no, los vecinos de sectores de ingresos altos, siempre van a inventarse toda clase de restricciones a la peatonalización de espacios donde quieren que no pasen pobres por ahí".

Peñalosa también se refirió a la colocación de parquímetros y dijo que es una buena medida, pero que no debe estar supeditada a la decisión del gobierno de retomar el espacio que se concesiona a los privados cuando lo decida para ampliar banquetas o prohibir el estacionamiento en la vía pública definitivamente.