Sociedad

GMéxico entrega estudio de caracterización del derrame en Sonora

Grupo México entregó a las autoridades mexicanas el estudio de caracterización del derrame de la mina Buenavista del Cobre, que indica que algunos de los metales detectados en el estudio rebasan los límites permitidos por la Norma Oficial Mexicana correspondiente, para suelos y sedimentos.
Redacción
29 octubre 2014 16:12 Última actualización 29 octubre 2014 16:22
MINA GMEXICO

La Profepa impuso una segunda clausura parcial temporal a instalaciones de la mina Buenavista del Cobre de GMéxico, por incumplir requerimientos en materia de impacto ambiental. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.A casi tres meses de la contaminación de los Ríos Bacanuchi y Sonora, Grupo México entregó a las autoridades mexicanas el estudio de caracterización del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre acidulado que provocó la mina Buenavista del Cobre el pasado 06 de agosto de 2014.

De acuerdo con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en cumplimiento a la medida ordenada, dicho informe indica que algunos de los metales detectados en el estudio rebasan los límites permitidos por la Norma Oficial Mexicana correspondiente, para suelos y sedimentos.

"Ahora este análisis será la base del programa de remediación al que está obligado a entregar la empresa en las próximas cuatro semanas".

En el marco de una reunión de trabajo con integrantes de la Comisión Presidencial para atender la contingencia ambiental de los Ríos Sonora y Bacanuchi, la Profepa, dijo que revisará la información a fin de validar los procedimientos de muestreo; criterios espaciales y estadísticos utilizados por Grupo México para la interpretación de su información.

Asimismo, la dependencia dio a conocer que la Cofepris y la Conagua ratificaron que la calidad del agua de los 31 pozos cerrados de manera preventiva tras el derrame, y declarados aptos para uso y consumo humano el pasado 8 de octubre, se encuentra dentro de la NOM 127 Y 147 , que establecen la potabilidad del líquido,y descartaron riesgos para la salud de los pobladores.

Los tres pozos restantes ubicados en San José de Gracia, San José de Baviácora y Bacanuchi, mismos que forman parte de los 34 pozos que originalmente fueron suspendidos de manera precautoria, acotó, han sido reparados en la instalación electromecánica y la Cofrepris se encuentra tomando muestras para realizar el análisis del agua en el Laboratorio Nacional.

Por su parte, "la Conagua ofreció acelerar la construcción y el equipamiento de los nuevos pozos y la instalación de tinacos y las plantas de ósmosis inversa para filtrar el agua. De esta forma, la totalidad de los pozos que suministran agua a las poblaciones de los siete municipios deberán monitorearse constantemente, para verificar los parámetros físico-químicos y de metales pesados".