Sociedad

En Polanco abrirán a peatones el tramo de Arquímedes a Moliere

La remodelación quedará lista en el primer trimestre del próximo año, afirma la titular de la Autoridad del Espacio Público, Dhyana Quintanar.
Rafael Montes
19 octubre 2014 20:44 Última actualización 20 octubre 2014 5:0
Preparan apertura mientras concluyen las banquetas en Masaryk. (Édgar López)

Preparan apertura mientras concluyen las banquetas en Masaryk. (Édgar López)

CIUDAD DE MÉXICO. Tras nueve meses de obra, a finales de octubre concluirán los trabajos de remodelación en la avenida Presidente Masaryk, en Polanco, en su primera etapa que abarca desde la calle de Arquímedes hasta Moliere, tramo que será reabierto al paso de autos y peatones en sus dos sentidos la primera semana de noviembre.

El pasado jueves, la titular de la Autoridad del Espacio Público, Dhyana Quintanar, informó que la obra civil de la primera etapa llevaba ya un avance del 95 por ciento en los trabajos subterráneos, del 98 por ciento en el arroyo vehicular y del 80 por ciento en las banquetas.

La obra de toda la avenida, desde Mariano Escobedo hasta Periférico, concluirá en el primer trimestre de 2015 y la remodelación en junio.

Se ganó espacio para peatones y se reordenó el espacio para vehículos; tan sólo en la glorieta de Arquímedes el área peatonal crecerá 500 metros.

Los trabajos subterráneos incluyeron el cableado eléctrico y de telecomunicaciones y de tuberías de agua potable, drenaje y gas natural con la construcción de trincheras para los cables, cuyo tendido actual es aéreo y espacios para futuras instalaciones. Se construyeron bóvedas para los transformadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y los espacios para conexión.

Aunque para la primera semana de noviembre todavía se podrá observar que hay cableado aéreo, esas labores irán concluyendo en los próximos meses, pues depende de la colocación de los transformadores y de una maniobra para evitar que se corte el suministro eléctrico, explicó Quintanar durante un recorrido por la avenida.

“Podrán transitar autos, peatones y ciclistas en la avenida la primera semana de noviembre; sí vamos a seguir viendo algunos trabajos, por ejemplo éste, que vemos delimitado con dovelas naranjas, que es la bóveda de CFE, que aunque cuenten con tapas, veremos eventualmente que conforme lleguen los transformadores, vayan avanzando los trabajos”, dijo.

“Ya que conectemos todo subterráneamente, estos postes y cables se tienen que retirar, pero no podemos dejar a la zona sin electricidad en vías de que se hacen estos trabajos de soterramiento”.

En el arroyo vehicular, la remodelación consistió en la colocación de concreto hidráulico sobre la superficie de rodamiento, la adecuación del espacio a dos carriles por sentido, la remodelación del camellón, así como seis bahías.

Aunque el proyecto más reciente contempla 20 bahías entre Arquímedes y Moliere, un grupo de vecinos logró detener la construcción de las demás y establecer una mesa de diálogo con la Secretaría de Gobierno y la Autoridad del Espacio Público para repensar esa idea.