Sociedad

El triunfo del Tri desbordó la pasión en Zócalo y el Ángel

Miles de eufóricos aficionados hicieron “San Lunes” y gozaron con el pase a octavos; la Plaza de la Constitución vibró con cada gol y cada insulto al arquero rival.
Fernando Ramírez de Aguilar
23 junio 2014 22:35 Última actualización 24 junio 2014 5:0
Decenas de miles de aficionados armaron la fiesta en el Ángel. (Eladio Ortiz)

Decenas de miles de aficionados armaron la fiesta en el Ángel. (Eladio Ortiz)

CIUDAD DE MÉXICO. Tres veces el estrenduoso grito de Goooooooooooool…Esto fue un festejo en tres tiempos.

Cuando iba a comenzar el partido, la enorme bandera tricolor ondeaba totalmente hacia el norte y la amenaza de lluvia no impidió que unas 40 mil personas entonaran frente a las tres pantallas de televisión, instaladas en la plancha del Zócalo, el Himno Nacional. Y aunque uno no quiera, eso enchina la piel y emociona a cualquiera.

Miles de capitalinos, principalmente jóvenes ataviados con camisetas verdes, rojas y negras del seleccionado mexicano de futbol, muchos de ellos con mochila al hombro, arribaron a la plancha, ante la mirada expectante de centenas de policías preventivos y otros vestidos de civil con radio en mano, apostados en todo el perímetro.

Media hora antes del inicio del partido ante Croacia, desde los cuatro puntos cardinales, así como por Pino Suárez, 20 de Noviembre, 16 de Septiembre y Madero, arribaban interminables filas de aficionados, mientras que la música de la Sonora Santanera entonaba a todo volumen “La Boa”, “La Pachanga del Futbol”, “Capricho” –que cantó María Fernanda-- y “El Mudo”.

En esta ocasión algunos granaderos se introdujeron entre la muchedumbre para evitar robos, agresiones, pleitos y que fumaran mariguana. Quizá la presencia de mujeres y niños, estudiantes de secundaria que llevaban en grupos y la exagerada vigilancia, así como el clima, no impidieron los cantos y los gritos. Un caballero “Águila” con cascabeles en los pies llevaba un pequeño bracero con incienso.

Desde el primer despeje del portero croata generó un “Eeeeeeeeeeeeeeh….. puuutoooo”, mientras que los animadores del gobierno capitalino le pedían a la concurrencia que cambiarán la última palabra por “Pooooorkyyyy”, pero nadie les hacia caso. La multitud estaba metidísima en el partido y cantó el “Cielito Lindo” desde un principio.

A las 16:24 horas, cuando en la pantalla el reloj marca el minuto 71:18, vino un tiro de esquina y con la cabeza el capitán Rafael Márquez metió el primer goooooooooooooool Tres minutos después Andrés Guardado metió el segundo y al 81 “El Chicharito” Hernández clavó el tercero. La celebración apenas iniciaba. Vendría el gol de Croacia que no impedía que la genta comenzara a gritar ¡Vámonos al Ángel! ¡Vámonos al Ángel!. Como una arenga para trasladar los festejos a Paseo de la Reforma.