Sociedad

Ejército y la Marina refuerzan la vigilancia en Chilpancingo

El edil dijo que sigue avanzando la conformación de grupos para integrarlos a la nueva Policía Rural que entró en operaciones recientemente.
Enrique Villagómez / Corresponsal
08 junio 2014 13:58 Última actualización 08 junio 2014 14:11
   [Grupos de autodefensa podrían ingresar a Chilpancingo y Acapulco./Cuartoscuro] 

El alcalde de Chilpancingo solicitó al gobernador agilizar la instalación del Mando Único en el municipio. (Cuartoscuro/Archivo) 

CHILPANCINGO.- El alcalde de Chilpancingo Mario Moreno Arcos, dio a conocer que el Ejército y la Marina se sumarán a las tareas de vigilancia en la capital de Guerrero, como parte del compromiso que tienen los tres niveles de gobierno para restablecer la seguridad en ese municipio.

Aunque no detalló cuantos elementos de cada institución se sumaran a las tareas de vigilancia, Moreno Arcos informó que a partir de esta misma semana comenzarán a operar los patrullajes por parte de las fuerzas castrenses, y que además solicitó al gobernador Ángel Aguirre Rivero que se agilice el protocolo para instalar el Mando Único en este municipio.

Durante las últimas dos semanas se ha recrudecido la violencia en la capital de Guerrero, donde los ataques armados y las ejecuciones han dejado como saldo más de 22 personas muertas, entre ellas tres decapitados, además de que los empresarios locales han denunciado varios secuestros exprés y el cobro de cuota por parte del crimen organizado.





“Gracias al trabajo de inteligencia que lleva a cabo la policía federal, se han dado importantes detenciones de personas presuntamente vinculadas con la delincuencia organizada, lo que ha generado reacciones y pugnas al interior de los grupos delictivos y esto se ha traducido en un incremento de la violencia en este municipio”, justificó el alcalde.

Por otra parte, Moreno Arcos señaló también que sigue avanzando la conformación de grupos para integrarlos a la nueva Policía Rural que entró en operaciones recientemente, y que ya existe un promedio de 80 aspirantes que cumplen con los requisitos establecidos por la la ley para iniciar los cursos de capacitación y adiestramiento, para que una vez que concluyan esa preparación sean asignados a vigilar la comunidades rurales de donde proceden.

“Ya contamos con la aceptación de las comunidades de Mazatlán, Palo Blanco, y espero que pronto se incorporen El Ocotito, Cajeles, Buena Vista, y las demás comunidades que integran el Valle, ya que lo ideal sería que todas quedarán incorporadas a este sistema de la nueva Policía Rural”.

Añadió que hay otras comunidades que también aspiran incorporarse a la Policía Rural, entre las que se encuentran San Vicente, los Pueblos Santos, Chicahuales y Jaleaca de Catalán.