Sociedad

Dictan sentencia de 123 años a secuestradores que operaban en Edomex

Cinco integrantes de secuestradores que se autodenominaban “Los Macizos” que operaba en el Estado de México, y que privaron de la vida a una de sus víctimas, fueron condenados a penalidades que van de los 123 a los 58 años de prisión.
Fernando Ramírez de Aguilar L.
23 junio 2014 12:38 Última actualización 23 junio 2014 12:38
Elementos capitalinos detienen a cuatro presuntos secuestradores en Zona Rosa. (Cuartoscuro)

Hombre detenido por elementos de la policía capitalina en Zona Rosa.

CIUDAD DE MÉXICO. Cinco integrantes de secuestradores que se autodenominaban “Los Macizos”, y que privaron de la vida a una de sus víctimas, fueron condenadoss a penalidades que van de los 123 a los 58 años de prisión.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) informó que el juez Cuarto de Distrito en Materia de Procesos Penales Federales en el estado de México dictó sentencia condenatoria en contra de Ramón Héctor Luna López, Gabriel Luna Heredia o Hugo Gabriel Luna Heredia, Alfredo Díaz Barrientos y Dominga Santillán Mendoza, por su responsabilidad penal en la comisión de los delitos de delincuencia organizada; privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, así como portación y posesión de arma de fuego del uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea y homicidio calificado.

Los sentenciados formaban parte de la organización delictiva denominada “Los Macizos” que operaba en municipios del Estado de México, como Cuautitlán Izcalli, Tecámac, Tultitlán y Ciudad Nezahualcóyotl. La condena impuesta es por el secuestro de dos víctimas, a una de las cuales privaron de la vida y cuyo cuerpo fue abandonado en el municipio de Tecámac.

El juez impuso a Ramón Héctor Luna López, 123 años de prisión; a Dominga Santillán Mendoza, 120 años de prisión; a Gabriel Luna Heredia o Hugo Gabriel Luna Heredia, 118 años de prisión, y a Alfredo Díaz Barrientos 58 años de años de prisión.

Sin embargo, la condena quedó en 50 años de prisión para cada uno, ya que la legislación vigente en la época en que ocurrieron los hechos, establecía dicha temporalidad como duración máxima de la pena de prisión.

Asimismo, el órgano jurisdiccional condenó a todos los sentenciados a la reparación del daño a sus víctimas por el delito de secuestro.