Sociedad

Diabéticos e hipertensos, se enfilan a diálisis

La Insuficiencia Renal Crónica afecta a casi ocho millones de mexicanos, 40 mil personas ingresan anualmente a la masa de enfermos que requieren servicios.
Rosalía Servín
12 marzo 2014 21:57 Última actualización 13 marzo 2014 5:0
[Destinan 400 mdp para Swiss Hospital y esperan iniciar otro en Guadalajara / Cuartoscuro]

Hoy, Día Internacional del Riñón, es oportuno reflexionar sobre la gravedad de un padecimiento incurable y el costo de su tratamiento. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. La insuficiencia renal en México es un problema creciente de salud pública y cada año se diagnostican 40 mil nuevos casos. Sus repercusiones no sólo afectan la calidad de vida de los pacientes y sus bolsillos, sino también a la economía nacional.

Aunque no existe un registro nacional que permita conocer con precisión la magnitud del impacto, se estima que el siete por ciento de la población podría manifestar algún problema renal; es decir, más de siete millones de personas, debido al elevado número de diabéticos e hipertensos en el país, dos de las principales causas de daño renal, 40 por ciento del total.

Un estudio comparativo basado en el Sistema de Datos Renales de Estado Unidos, destaca que la insuficiencia renal en México pasó de 200 casos por cada millón de habitantes en 2001, a 500 en el año 2011, incidencia que para el caso de EU se mantuvo estable al pasar de 362 a 373 casos.

Se calcula que unas 140 mil personas se encuentran en etapas terminales de la insuficiencia renal crónica, en las que se requiere forzosamente de diálisis, hemodiálisis o trasplante. Lamentablemente sólo la mitad de ellos tiene acceso a ello, según un estudio de la UNAM.

Dimensiones alarmantes

Bajo el título “Enfermedad renal crónica y su atención mediante tratamiento sustitutivo en México”, esa investigación unamita advierte que el problema de la insuficiencia renal crónica terminal ya posee dimensiones alarmantes, y de seguir así, la proyección es que para el año 2025 la cifra de enfermos renales crónicos alcanzará los 212 mil casos y 160 mil muertes anuales, con elevados costos de atención.

Por otra parte, un estudio publicado en 2012 por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), “Años de vida ganados y calidad de vida para evaluar el costo-efectividad de intervenciones para la insuficiencia renal en México”, asegura que la incidencia de este padecimiento y sus costos, representan focos rojos para el sistema de salud.

La diálisis peritoneal, la hemodiálisis y el trasplante renal, tienen un costo anual aproximado por caso de cinco mil 643; nueve mil 631 y tres mil 021 dólares, respectivamente.

Con base en las 140 mil personas que hay en fase crónica, los costos se acercarían a los mil millones de dólares anuales, además de los gastos por los mil 426 trasplantes renales que se realizan aproximadamente cada año.

Para el endocrinólogo Armando Blanco López, es necesaria una atención temprana a los pacientes, pues las complicaciones van creciendo y el problema de salud también.

Y aunque el problema es más común en los adultos, la población infantil también está siendo afectada.

Blanco López precisa que de los 40 mil nuevos casos que anualmente se diagnostican de insuficiencia renal, uno de cada ocho es en niños, lo que representa una estadística a considerar.