Sociedad

Despliegan militares y policías para contener violencia en Chilapa

Luego de los hechos de violencia que han dejado a más de una docena de muertos en la última semana, fueron desplegados 500 efectivos del Ejército mexicano y unos 100 policías estatales en ese municipio.
Enrique Villagómez/Corresponsal
30 noviembre 2014 14:35 Última actualización 30 noviembre 2014 14:35
Militares en operativo en Jalisco

Militares en operativo en Jalisco en enero de 2014. (Cuartoscuro/Archivo)

ACAPULCO.- Unos 600 efectivos entre militares y policías estatales fueron desplegados al municipio de Chilapa de Álvarez Guerrero, para tratar de contener la violencia que se ha generado en ese lugar, luego de que este sábado por la noche fueron localizados otros cinco cuerpos desmembrados y calcinados en el interior de una camioneta abandonada en un camino de terracería.

De acuerdo con las autoridades, alrededor de las 21:00 horas de este sábado, una llamada anónima al número de emergencia 066 alertó a los cuerpos de seguridad sobre un vehículo que se estaba incendiando en una carretera rural que conduce de Chilapa a Zitlala, muy cerca de la Universidad Tecnológica que se ubica a unos tres kilómetros de la cabecera municipal.

En ese lugar, los elementos de Protección Civil y la policía municipal localizaron la camioneta en llamas con los restos desmembrados de cinco personas en su interior, los cuales presumiblemente podrían corresponder a personas que fueron privadas de su libertad por un comando armado el pasado viernes en Chilapa, lo cual no ha sido confirmado hasta el momento.

Este nuevo hecho de violencia se atribuye a la disputa que mantienen el grupo de “Los Ardilllos” y “Los Rojos”, por el control de la plaza en la zona centro de Guerrero.

El jueves pasado, las autoridades localizaron otros once cuerpos decapitados, con visibles huellas de tortura y semicalcinados, los cuales se encontraban tirados sobre la carretera estatal Chilapa-Ayahualulco, con dos mensajes dirigidos a uno de estos grupos de la delincuencia organizada.

Derivado de estas acciones, alrededor de 500 efectivos del Ejército mexicano y unos 100 policías estatales fueron enviados al municipio de Chilapa de Álvarez, para tratar de contener esta ola de violencia que ha dejado 16 personas muertas en los últimos 4 días.

Durante el mes de julio pasado, esta lucha que mantienen el grupo de Los Ardillos y Los Rojos, también ocasionó la muerte de al menos 14 personas y 4 policías heridos como consecuencia de dos enfrentamientos violentos que se registraron en un lapso de 30 horas en la zona urbana de Chilapa de Álvarez.

En aquella ocasión también arribaron decenas de elementos de la Fuerza Estatal, Policías Federales y del Ejército para asumir el control de la seguridad en ese municipio que se ubica en la entrada a la zona de la montaña guerrerense, mientras que la población se auto impuso un toque de queda voluntario que se prolongó durante una semana como medida de seguridad ante esos hechos violentos.

En un breve comunicado, la Fiscalía General de Guerrero (FGE), informó que ya inició con la indagatoria correspondiente para esclarecer estos homicidios y detener a los responsables, y no descarto que este nuevo hecho de violencia también sea atraído por la Procuraduría General de la Republica (PGR), tal y como sucedió con el asesinato de las otras once personas en ese mismo municipio.