Sociedad

Dejan solo a Mancera; delegados perredistas renuncian en bloque

En un hecho insólito en el Distrito Federal, 16 jefes delegacionales dejarán sus cargos para contender por una candidatura; 14 son del PRD, uno del PAN y otro del PRI-PVEM. Expertos califican el hecho como un acto irresponsable.
Rafael Montes
11 enero 2015 19:5 Última actualización 12 enero 2015 5:0
A nueve meses de que concluyan  sus administraciones,  harán a un lado su responsabilidad con el gobierno local y con los ciudadanos e irán en busca de una diputación. (Archivo/Cuartoscuro)

A nueve meses de que concluyan sus administraciones, harán a un lado su responsabilidad con el gobierno local y con los ciudadanos e irán en busca de una diputación. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. La renuncia en bloque de los 14 jefes delegacionales perredistas para contender por candidaturas a diputaciones es un acto de irresponsabilidad colectiva, de falta de ética y de formación política y debería prohibirse en la ley y castigarse sin votar por ellos, consideraron politólogos.

Los delegados en Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Coyoacán, Iztacalco, Iztapalapa, Magdalena Contreras, Milpa Alta, Tlalpan, Tláhuac, Xochimilco, Venustiano Carranza y Miguel Hidalgo dejarán su trabajo esta semana, nueve meses antes de que concluya su encargo, pues la campaña interna del PRD para la elección de candidatos a diputados locales y jefes delegacionales empieza el lunes 19 de enero.

La salida en bloque de los mandatarios perredistas y eventualmente la de Adrián Ruvalcaba, jefe delegacional del PRI y el Verde en Cuajimalpa, y del panista Jorge Romero, en Benito Juárez, fue calificada por Eduardo Huchim y Ulises Corona como un acto de irresponsabilidad y deslealtad con la soberanía popular.

Aunque ambos especialistas en temas político-electorales coincidieron en que lamentablemente esa actitud es legal, aseguraron que es un acto ilegítimo que ya no debería permitirse, pues además de que incumplen con el mandato para el que fueron elegidos, se aprovechan del cargo y de los recursos públicos que ejercieron para promover su imagen desde que asumieron el poder en la demarcación.

“Todos los delegados van por un distrito de sus respectivas delegaciones, distritos donde ellos hicieron obra pública y presencia personal; es decir, vienen preparando sus candidaturas dos años y medio antes y van a seguir usando estructura y recursos del gobierno porque dejan en su lugar a un incondicional”, reclamó Corona.

“Esto denigra la política, al político, la función pública y pasa por encima del concepto de soberanía popular”, agregó.

Para Eduardo Huchim, exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal, la renuncia en bloque de los 14 perredistas es “un hecho insólito” y “un acto colectivo de irresponsabilidad que implica una falta de compromiso y que debiera legislarse para evitar algo semejante en lo futuro”. La reforma política del DF, dijo, es un buen momento para establecer normas que prohíban estas actitudes.

Huchim opinó que dicho acto “refleja la poca estima que, en general, la clase política y, en particular ellos, tienen por la tarea delegacional, parece que la tienen como algo menor al estar considerando estos puestos como escalones para subir en su carrera política”, dijo.

Con la renuncia en bloque, prácticamente toda la ciudad trabajará con suplentes durante los nueve meses que restan para que concluyan los periodos de gobierno, pues los jefes delegacionales no regresarán a sus cargos.

El jefe del GDF, Miguel Ángel Mancera, aseguró que la ciudad no se detendrá y dijo que se trabajará con quienes queden al frente de manera temporal.