Sociedad

“Congelan” ganancias de parquímetros en la Anzures

Unos tres millones de pesos no podrán ser aplicados en proyectos de mejoras urbanas, ya que no se ha instalado un Comité de Transparencia por falta de paridad entre autoridades y vecinos.
Rafael Montes
06 marzo 2014 15:24 Última actualización 06 marzo 2014 16:4
Parquímetro. (Cuartoscuro/Archivo)

Los tres millones de pesos que se aplicarían en la colonia Anzures corresponden al 30 por ciento de los recursos generados durante un año. (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. En la colonia Anzures, el dinero que durante un año se recabó en los parquímetros de la zona no se puede utilizar porque no se ha instalado el Comité de Transparencia que decidirá en qué proyectos de mejoramiento de espacios urbanos se aplicarán los recursos generados.

Alejandro Curiel, integrante del comité ciudadano de la colonia Anzures, de la delegación Miguel Hidalgo, explicó que el Comité de Transparencia no se ha instalado porque los colonos consideran que no hay paridad entre autoridades y vecinos en ese órgano, ya que frente a cuatro representantes de autoridades sólo hay uno de vecinos.

“Es un comité disparejo, pedimos igualdad”, dijo el vecino.

Los colonos temen que eso los coloque en una situación vulnerable, que los funcionarios intenten imponer los proyectos en los que se usen los recursos, alrededor de tres millones de pesos.

De acuerdo con la normatividad vigente de parquímetros, el 30 por ciento de lo recaudado en los aparatos deberá utilizarse para financiar proyectos de recuperación de espacios públicos y mejoramiento del entorno urbano, los cuales serán definidos dentro del Comité de Transparencia de la colonia en la que funciona el polígono.

Sin embargo, por el tamaño de la colonia Anzures y del polígono de Ecoparq, sólo hay un comité ciudadano y por lo tanto, sólo hay un representante vecinal en el Comité de Transparencia, frente a un funcionario de la Secretaría de Transportes, uno de la Secretaría de Desarrollo Urbano, uno de la Autoridad del Espacio Público, uno del gobierno delegacional y uno de la Contraloría General.

En otras colonias hay más representantes vecinales porque hay más comités ciudadanos en los polígonos donde se instalaron parquímetros; por ejemplo, en Polanco hay diez comités ciudadanos, por lo que hay diez representantes en la mesa de Transparencia.

Curiel explicó que aunque solicitaron al Instituto Electoral del DF (IEDF) hacer una excepción y permitir la incorporación de más vecinos al Comité de Transparencia, éstas lo negaron y argumentaron que, de acuerdo con la Ley de Participación Ciudadana, sólo puede existir en esa zona un comité ciudadano.

Aclaró que hasta el momento, ninguna autoridad ha querido imponer ningún proyecto, pero dijo que es necesario definirlo ahora para tener certeza en el futuro, cuando haya otras personas representantes del gobierno ante el Comité.

Así, el uso de recursos generados por los parquímetros en la colonia Anzures está en la incertidumbre, a un año de instalado el sistema.

Mejoras, pero a medias

Curiel reconoció que con Ecoparq sí se redujo el flujo vehicular en la colonia, que era utilizada principalmente como el estacionamiento de las oficinas cercanas de la zona de Polanco, pero dijo que no todo se solucionó.

A pesar de los aparatos y de la presencia policiaca para castigar a quienes no pagan por estacionarse, todavía hay gente que sube sus automóviles a las banquetas, que los deja en pasos peatonales o frente a rampas de discapacitados o en doble fila.

Los franeleros se redujeron, pero no desaparecieron y su modo de trabajar es que si el automovilista les da el dinero para pagar el parquímetro, éstos sólo depositan una parte y mantienen el auto en movimiento, “toreando” a la autoridad.

Otro fenómeno que se dio fue el de los automovilistas que depositan el pago en el parquímetro, pero abren su cajuela para vender comida a oficinistas de la zona, lo que puede considerarse comercio informal y que afecta a restaurantes y fondas legalmente establecidos, dijo Curiel.