Sociedad

Chontales bloquean acceso a instalaciones de Pemex en Tabasco

Unos cinco mil habitantes de los municipios Nacajuca y Jalpa exigen que la paraestatal salga de la zona por las afectaciones causadas durante el incendio del pozo Terra 123 registrado a finales del año pasado.
Patricia Hernández / corresponsal
07 abril 2014 17:59 Última actualización 07 abril 2014 18:11
Bloqueo carretero chontales Tabasco  CUARTOSCURO

Los inconformes amenazan con volver a obstruir el acceso a las instalaciones petroleras. (Cuartoscuro)

VILLAHERMOSA. Miembros de 78 comunidades rurales de los municipios de Nacajuca y Jalpa, iniciaron este lunes un bloqueo en la carretera Villahermosa-Nacajuca, en protesta por las afectaciones que ocasionó el incendio del pozo Terra 123 de Petróleos Mexicanos (Pemex) a finales del año pasado.

Alrededor de cinco mil personas se apostaron a la altura de la ranchería Arroyo, en la entrada al Campo Sen, impidiendo el paso de vehículos lo cual afecta las cuatro vías que convergen en ese lugar, así como también el crucero de la ranchería Amatitán, en el entronque que conduce a Jalpa con Cunduacán y Jalpa con Comalcalco.

Los inconformes, en su mayoría indígenas chontales, exigen que Pemex se vaya de sus comunidades porque sólo les ha traído desgracia y destrucción.

En ese sentido, manifiestan que la empresa no quiere reconocer los daños causados a sus viviendas, al campo y a su salud, tras la explosión del pozo Terra 123, por lo cual las negociaciones que mantenían sus líderes con Pemex se rompieron.

Ante ello, amenazan con volver a bloquear el acceso a las instalaciones petroleras ubicadas en la Chontalpa Chica, donde se localizan más de cien pozos en producción.

“Sólo queremos que se haga justicia, nuestras tierras y árboles frutales han sido destrozadas por Pemex y se niega a reconocer los daños”, recalcaron.

A su vez, la diputada local por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Verónica Pérez Rojas (quien los asesora en sus demandas), precisó en entrevista que hasta el momento hay 50 mil familias afectadas, por lo que espera que haya voluntad por parte de la paraestatal.

Detalló además que no están tomadas las instalaciones petroleras, sino son once puntos estratégicos donde se están bloqueando los accesos a más de 150 pozos en toda la zona de Nacajuca y Jalpa de Méndez.

“Si hay manifestaciones es porque a la paraestatal se le hizo muy fácil huir del tema, y la presión de la gente es para que se reanude la mesa de diálogo y para que ellos sepan que realmente hay una afectación”, puntualizó la legisladora.