Sociedad

Chihuahua construye cárcel para indígenas

El gobernador de Chihuahua, César Horacio Duarte Jáquez, afirmó que su administración edifica en la comunidad de Guachochi, una prisión exclusiva para la comunidad indígena del estado.
Luis Carlos Cano / Corresponsal
06 noviembre 2014 20:31 Última actualización 06 noviembre 2014 20:31
Indígenas rarámurs. (Cuartoscuro)

Indígenas rarámurs. (Cuartoscuro)

CIUDAD JUÁREZ,- El gobierno de Chihuahua construye en Guachochi una cárcel que será especial para la comunidad indígenas, ya que en otras prisiones son víctimas de abusos por parte de los presos.

Ese penal iniciará operaciones antes de que termine este año y ahí serán reubicados 250 indígenas que actualmente se encuentran en distintas cárceles del estado, la mayoría de ellos en Parral.

El nuevo Centro de Readaptación Social, que será clasificado como el número 8, será único a nivel nacional en su tipo, ya que sólo estarán presos de la raza indígena que habitan en la Sierra Tarahumara, situación que tendrá un mejor impacto entre la población serrana, dijo el gobernador César Horacio Duarte Jáquez.

El mandatario destacó que debe terminarse el sufrimiento de los indígenas que purgan años de cárcel.

“Se trata de enriquecer la forma de impartición de justicia entre los indígenas, motivando su cultura para que no se pierdan sus tradiciones ancestrales y no se sigan abonando más injusticias contra ellos”, expresó.

Duarte dijo que habrá personal especializado en el nuevo Cereso para atender a los indígenas, jueces y traductores bilingües, con la finalidad de impartir una mejor justicia, ya que es una demanda la protección a los originarios de estas tierras.

Explicó que la nueva prisión será certificada por la Asociación de Correccionales de Estados Unidos (ACA), y su costo será de 250 mil dólares, mismo que serán pagados por el Plan Mérida.

El gobernador Duarte Jáquez indicó que la certificación extranjera la recibirá en enero de 2015, y para finales de diciembre próximo trasladarán a los presos indígenas que se llevaron a Parral en agosto pasado.