Sociedad

Celebran matrimonios colectivos en el penal de Santa Martha Acatitla

En total se realizaron 35 uniones civiles, 28 fueron entre parejas de interreclusorios y siete externos. Entre ellos, tres matrimonios lésbicos.
Sandra Marina
12 marzo 2014 18:16 Última actualización 12 marzo 2014 20:55
Bodas Penal Santa Martha Acatitla

Como en pocas ocasiones, el Penal de Santa Martha Acatitla lució alegre, salpicado por el colorido los adornos con globos para celebrar las bodas. (Alejandro Meléndez)

CIUDAD DE MÉXICO. La entrada al grisáceo edificio del penal femenil de Santa Martha Acatitla, al oriente de la Ciudad de México, es colorida por una larga fila de visitantes con ramos de flores y sugestivos pasteles. El motivo es excepcional: la celebración de 35 matrimonios colectivos, además del registro de 33 niños, hijos de las internas.

En este día de fiesta, destaca el matrimonio de una reclusa extranjera con una mexicana: Natasha Lowve y María Elena Moreno Márquez, de 43 y 41 años de edad, quienes hace seis se conocieron en las entrañas de la prisión y este encuentro les ha significado un "respiro" en este desafortunado lugar.

"Es un apoyo, alguien con quien hablar, que te entiende, alguien a quien puedes amar en un sitio tan difícil y desconocido", explica María, bióloga de profesión y quien fue acusada de homicidio calificado.

Con una sentencia de 28 años, María agrega que el encierro le ha dado la oportunidad de escribir teatro y compartir el arte con Natasha, quien siempre representa un personaje especial en sus obras que han sido merecedoras de varios premios nacionales a nivel interreclusorios.

"Ha sido difícil pero creo que siempre existe la posibilidad de estar bien si uno verdaderamente lo desea. Aquí nuestro punto de fuga lo ha sido el amor y el teatro".

De 43 años de edad, Natasha explica que ella se dedicaba a la supervisión en barcos de cruceros y fue acusada de introducir droga al país, sin embargo, sin mayor complicación apunta: "Llegar a México significó transformar mi vida totalmente. Empezando por el hecho de casarme con una mujer... y en la cárcel. Pero pese a que estoy encerrada estoy viviendo cosas extraordinariamente valiosas".

Pese a su buena disciplina y participación en varios de los talleres impartidos en el reclusorio, Natasha consideró como "injusto" que, debido al tipo de delito que es acusada, no pueda obtener ningún tipo de beneficios, como disminuir su sentencia.

"Mi condena es de 10 años, pero con el expediente que tengo ya debería ser tiempo de salir. Dentro de mí es una revolución, porque creo que las autoridades deben otorgar un beneficio a quién se lo merece".

La población total del penal femenil de Santa Martha Acatitla es de mil 721 reclusas, 29 de ellas son extranjeras: 11 colombianas, nueve venezolanas, tres hondureñas, dos canadienses, dos cubanas, dos peruanas, una húngara, una española y una francesa.

De los 35 matrimonios celebrados este día por la juez 40 del Registro Civil, Beatriz Azucena Martínez, 28 fueron entre parejas de interreclusorios y siete externos (cuando uno de los individuos no se encuentra privado de su libertad). Entre ellos, tres matrimonios lésbicos.

En el evento también estuvieron presentes el subsecretario del Sistema Penitenciario del DF, Hazael Ruiz Ortega, Gloria María Hernández Gaona, encargada de la dirección del Centro Femenil de Reinserción Social; José Ramón Amieva Gálvez, Consejero Jurídico y de Servicios Legales del D.F., y Héctor Maldonado San Germán, director general del Registro Civil.