Sociedad

Celebran fieles mexicanos canonización de Papas en la Cadetral Metropolitana

El Arzobispado de México y la Catedral confirmaron que este sábado se llevó a cabo una velada de oración y confesión no sólo en la principal iglesia del país, sino también en diversos templos católicos de la ciudad.
Fernando Ramírez de Aguilar L.
27 abril 2014 11:8 Última actualización 27 abril 2014 11:20
canonización, Catedral, Edgar López

Fieles se congragaron en la Catedral Metropolitana para rezar por los nuevos santos. (Foto de Edgar López)

CIUDAD DE MEXICO.- En lo que ya es considerado como un hecho histórico, la ceremonia de canonización de dos Papas, motivó que cientos de fieles provenientes de diversas zonas de la ciudad y de algunas entidades como el estado de México, se congregaran desde ayer y hoy en la Catedral Metropolitana para rezar por los nuevos santos.

El Arzobispado de México y la Catedral confirmaron que este sábado se llevó a cabo una velada de oración y confesión no sólo en la principal iglesia del país, sino también en diversos templos católicos de la ciudad.

Y es que en esta celebración, a la que acudió la señora Gabriela Pérez que vive en San Juan de Aragón, en la delegación Gustavo A. Madero, denominada “Noche Blanca de la Oración”, lo importante “es reconocer que Juan Pablo II sembró en nosotros una luz de esperanza y resignación”.

Para la señora Pérez, dedicada al comercio informal, a sus 60 años de edad tiene poco referencias de Juan XXIII, quien falleció cuando ella era una niña. Su marco de referencia es Juan Pablo II, a quien conoció “en persona” cuando vino por primera vez a México y acudió a la Basílica de Guadalupe.

Procedentes de Chalco, Iztapalapa, colonia Roma, Cuajimalpa, Xochimilco Magdalena Contreras y Gustavo A. Madero,, los feligreses --entre mujeres de la tercera edad y jóvenes provenientes de los grupos católicos de pueblos, colonias y barrios--, se entremezclaban en el atrio de la Catedral Metropolitana con turistas, policías federales de color azul y parejas que fueron a casarse, acompañados de familiares y amigos, por cierto muy bien vestidos.

La jornada de oración y confesión comenzó a partir de las 9 de la noche. Dos horas antes, los fieles llegaron a Catedral para poder instalarse. Eran denas. De esta manera, las iglesias del centro de la ciudad estuvieron abiertas para la vigilia de oración para conmemorar la llegada de dos Papas a los altares.

Desde las 18 horas, centenares de personas, comenzaron a llegar a la Catedral no sólo para participar en las misas, sino también en las celebraciones que llevarán a los altares al Papa polaco Karol Józef Wojtyła y al italiano Juan XXIII, de nombre secular Angelo Giuseppe Roncalli.

Y aunque adentro del atrio no hay vendedores, en las aceras de afuera no se podía caminar. La vendimia en su apogeo ante la complacencia de los uniformados capitalinos. En dónde si habíaa tumultos era en la “aldea digital” que instaló Telmex en la plancha del Zócalo.

La pertinaz lluvia no impidió que se llevaran a cabo las celebraciones religiosas ni tampoco los negocios de la propia Catedral cuya celebración de una boda, la más austera, cuesta alrededor de 7 mil pesos y un bautizo alrededor de los 3 mil pesos. Si se manda hacer una misa para un familiar difunto el costo va de los 400 a los 1,500 pesos.

LO QUE SE EXHIBE PARA LA CELEBRACIÓN

En la Catedral Metropolitana exhibieron la reliquia del Papa Juan Pablo II, que consta de un pedazo ensangrentado de la sotana que llevaba puesta el día en que sufrió el atentado en el Vaticano - el 13 de mayo de 1981--, además de la “Gran Cruz de las Reliquias”, cuyo interior alberga las reliquias de más de 150 santos y beatos de México y el mundo, algunos de los cuales fueron llevados a los altares por Juan XXIII y Juan Pablo II y que se encuentran en este santo relicario.

Entre ellas, están las de la Beata Madre Teresa de Calcuta, del padre Pío de Pietrelcina, de Santa Josefina Bakhita, San Arcangelo Tadini y Beato Valerio Bernardo, San Cirilo Beltrán, San Marciano José, San Aniceto Adolfo, Ricardo Pampuri, todos éstos llevados a los altares por Juan Pablo II.

De igual manera, en el relicario, en forma de cruz, se encuentran los beatos Domingo de la Madre de Dios, Luis Guanella, Santa María Soledad, San Benildo Romancon y Miguel Rua “ahora intercesores de Dios por gracia del Papa Bueno, Juan XXIII”.

También, durante la jornada de oración se contó con la escultura del “Papa Peregrino Juan Pablo II”, que mide cerca de dos metros de altura y que desde hace tres años, con su motivo de su beatificación, el movimiento católico “Unión de Voluntades” mandó realizar para peregrinar y difundir la devoción de Juan Pablo II por las distintas parroquias e instituciones católicas que así se lo soliciten en el Arzobispado de México.