Sociedad

CDHDF abre queja contra SSPDF ante detenciones por Palacio Nacional

La queja de oficio, explicó el organismo, se abrió por la falta de información a los familiares sobre a dónde fueron trasladados los detenidos y quedó radicada en la Primera Visitaduría de la CDHDF que a su vez, solicitó información a la SSPDF desde el día que acontecieron los hechos.
Rafael Montes
11 noviembre 2014 14:30 Última actualización 11 noviembre 2014 15:48
Los encapuchados realizaron pintas en la puerta Miranda de Palacio Nacional. (Cuartoscuro)

Los encapuchados realizaron pintas en la puerta Miranda de Palacio Nacional. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) abrió una queja de oficio desde la noche del pasado sábado por las detenciones presuntamente arbitrarias que hizo la Secretaría de Seguridad Pública del DF en el Zócalo capitalino tras el incendio de la puerta principal del Palacio Nacional.

El organismo informó que se mantiene en comunicación permanente con algunos de los detenidos el pasado día ocho de noviembre en el primer cuadro de esta ciudad y con sus familiares, después de que la mañana del lunes, se supo que todos quienes habían sido remitidos a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la Procuraduría General de la República, habían quedado en libertad.

La queja de oficio que se abrió por la falta de información a los familiares sobre a dónde fueron trasladados los detenidos, quedó radicada en la Primera Visitaduría de la CDHDF, la cual solicitó información a la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal desde el día que acontecieron los hechos.

La Comisión solicitó mediante un oficio aplicar medidas precautorias a los servidores públicos involucrados en la detención de las personas que presuntamente intervinieron en el ataque al Palacio Nacional, para que a la brevedad sean puestas a disposición de la autoridad competente.

El lunes, tanto el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, como el de Seguridad Pública del DF, Jesús Rodríguez Almeida, negaron que los policías capitalinos hubieran hecho detenciones arbitrarias, sino que su proceso seguiría en libertad, pero el procurador general de la República, Jesús Murillo Káram, aseguró que los detenidos no tenían nada que ver con los ataques al Palacio Nacional.

También pidió el resguardo de los videos de las cámaras de vigilancia de la SSPDF dirigidas hacia Palacio Nacional, y hacia las calles donde se llevaron a cabo las detenciones.

La CDHDF documentó que se desconoció de manera inmediata ante qué autoridad fueron presentados los detenidos por la policía capitalina.

“Durante la madrugada del día 9 de noviembre de 2014 se entabló comunicación vía telefónica al Juzgado Cívico CUH-4, donde el Juez en turno refirió que no habían recibido ninguna persona detenida relacionada con estos hechos, información que Visitadores Adjuntos corroboraron al trasladarse personalmente a dicho lugar”, detalla la CDHDF en un comunicado.

“De manera paralela, se realizaron gestiones ante la Dirección General de Derechos Humanos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. Personal de esta dependencia se comunicó a las diversas Coordinaciones Territoriales de Seguridad Pública y Procuración de Justicia (CUH-2, CUH-4, CUH-5 y a la Fiscalía Central de Investigación de la Agencia 50 del Ministerio Público), todas de la PGJDF, para tratar de ubicar a posibles detenidos; sin embargo, no se presentó a nadie relacionado con el caso, situación que también fue corroborada por personal de la Dirección General de Quejas y Orientación”, agrega.

La CDHDF informó que fue hasta la madrugada, entre “la una con 20 minutos y las dos horas con 20 minutos del día 9 de noviembre de 2014, (cuando) se recibieron en la CDHDF sendas quejas presentadas por dos peticionarios, en virtud de que se les negaba información sobre la situación jurídica de familiares detenidos en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO)”.

Al respecto, se captaron las quejas y fueron remitidas vía fax a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), de acuerdo con el principio de concurrencia.

“Se tuvo conocimiento que todas y todos los detenidos fueron puestos a disposición de la SEIDO, situación que se les fue informando a las y los peticionarios que se comunicaban con personal de la guardia para pedir apoyo respecto a ubicar el paradero de sus familiares”.

La CDHDF también detalla que “a las 12:45 horas del 9 de noviembre, se recibieron tres quejas presentadas de manera personal, de quienes afirmaron que sus familiares continuaban puestos a disposición de la SEIDO y aún no conocían detalles de su detención ni de la acusación que obraba en su contra, por lo que las quejas también se remitieron a la CNDH”.