Sociedad

Cae sicario relacionado a muerte de 12 policías y ligado con los Templarios

Jesús Tapia, un sicario cercano al líder del cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez, alías 'La Tuta', era buscado por la PGR, quien ofrecía 3 millones de pesos por información que lo llevaran a su captura.
AP
13 septiembre 2014 19:57 Última actualización 13 septiembre 2014 19:57
Gendarmería

350 elementos de la Gendarmería se trasladaron a Valle de Bravo, confirmó el secretario de Gobierno del Estado de México, José Manzur. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Agentes federales detuvieron en Michoacán a Jesús Tapia, un sicario cercano al líder del cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez, alías 'La Tuta', y acusado de participar en el asesinato de 12 policías federales en 2009.

La fiscalía del estado informó el sábado por la tarde de la detención en un comunicado en el que explicó que Tapia estaba en la lista de los delincuentes más buscados de la Procuraduría General de la República (PGR) y que ofrecía una recompensa de tres millones de pesos por datos que llevaran a su captura.

Tapia operaba en Tierra Caliente, y fue detenido por agentes de la Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada cuando viajaba en una camioneta en poder de un arma larga.

Al ser requerido dijo ser integrante del cártel y advirtió a los agentes que de no ser liberado les pasaría lo mismo que a los policías federales que fueron asesinados en Arteaga en julio de 2009 y cuyos cuerpos fueron localizados en las inmediaciones de la autopista que lleva al puerto de Lázaro Cárdenas.

Tapia dijo haber participado en ese ataque, en el que murieron 12 policías federales, entre ellos una mujer, por órdenes de 'La Tuta' cuando los Templarios supieron que los agentes hacían labores de inteligencia.

Con la detención de Tapia parece estrecharse el cerco a 'La Tuta', uno de los narcotraficantes más buscados de México, por el que se ofrece una recompensa de 30 millones de pesos (2,3 millones de dólares).

Servando Gómez es el líder del cártel que aterrorizó durante años el estado de Michoacán y que se hizo fuerte gracias al control del tráfico de metanfetaminas y del puerto de Lázaro Cárdenas. Además, los Templarios lograron infiltrarse en todas las esferas de poder de la región.

Debido a la violencia que se vivía en la zona, hace año y medio Michoacán fue escenario del levantamiento en armas de grupos de civiles dispuestos a luchar ellos mismos contra los narcotraficantes y también fue allí donde el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, inició un enorme despliegue de fuerzas federales para controlar a las autodefensas y luchar contra el crimen organizado.

El despliegue, que todavía continúa, conllevó la legalización de parte de los civiles alzados en armas y de forma paralela se hicieron acciones judiciales contra autoridades vinculadas a los Templarios. Sin embargo, a lo largo de 2014, el índice de homicidios, extorsiones y secuestros se ha elevado respecto al año anterior, según cifras oficiales.