Sociedad

Batallón de caso Tlatlaya tiene un historial marcado por incidentes

Los militares involucrados en el caso de la balacera en Tlatlaya pertenecen al 102do Batallón de Infantería de la 22da Zona Militar en el Estado de México, que ha estado involucrado en el incidente del poblado de Arcelia y en temas de narcotráfico.
AP
27 septiembre 2014 14:3 Última actualización 27 septiembre 2014 14:3
Ocho elementos del Ejército mexicano fueron detenidos por la muerte de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México. (Archivo/Cuartoscuro)

Ocho elementos del Ejército mexicano fueron detenidos por la muerte de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México. (Archivo/Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Un oficial del ejército y siete soldados que enfrentan medidas disciplinarias por su participación en el asesinato de 22 personas en una región rural del sur de México pertenecen a un batallón del ejército con un historial de incidentes.

La Secretaría de la Defensa Nacional indicó que los ocho estuvieron involucrados en el incidente del 30 de junio en San Pedro Limón, un encuentro que los militares reportaron en un principio como una balacera pero que una testigo ha descrito como una masacre.

Pertenecen al 102do Batallón de Infantería de la 22da Zona Militar en el Estado de México, de acuerdo con reportes noticiosos y dos personas que hablaron sobre el caso a condición de guardar el anonimato porque carecen de autorización para hacer declaraciones a la prensa.

El grupo militar se encuentra en San Miguel Ixtapan, en el suroeste del estado, aproximadamente a una hora en automóvil al norte de donde ocurrieron los homicidios. Se dice que el área está bajo control del cártel de La Familia, aunque también es una región en la que grupos rivales del narcotráfico han estado disputándose territorio.

BALACERA EN ARCELIA

El batallón estuvo en las noticias en diciembre pasado cuando algunos de sus integrantes balearon a cuatro empleados del pueblo de Arcelia en el cercano estado de Guerrero, incluido el director y el subdirector de transporte municipal, mientras conducían en un camino rural de regreso de un campo de tiro. Arcelia también es el pueblo natal de varios de los asesinados en el tiroteo de junio.

El ejército dijo que los empleados, que portaban fusiles y vestían ropa de camuflaje para cazar, fueron confundidos con delincuentes. Un sargento, un cabo y dos soldados fueron arrestados.

BAJO EL REFLECTOR EN 2012

El 102 también estuvo bajo los reflectores en febrero de 2012. De acuerdo con medios, en esa época durante 2010 y hasta principios de 2011, soldados en el batallón recibieron dinero para que le informaran a La Familia de las operaciones de ese cuerpo militar. Seis personas, incluidas dos oficiales, fueron acusadas formalmente.

El incidente más reciente fue reportado en un principio como una balacera el 30 de junio en la que 22 presuntos delincuentes fueron asesinados y un soldado resultó herido. La versión oficial fue puesta en tela de juicio cuando The Associated Press visitó el sitio algunos días después y no halló indicios de que hubiera habido una batalla prolongada.

La semana pasada, una mujer que dice haber sido testigo de los eventos le dijo a la AP que sólo una persona murió en un enfrentamiento inicial y que el resto fueron baleadas después de que se rindieron. La testigo indicó que entre los muertos estaba su hija de 15 años, Erika Gómez González, que había sido herida en una pierna y yacía en el piso cuando fue asesinada.

El viernes circularon fotografías que muestran cadáveres ensangrentados, presuntamente tomadas inmediatamente después de la balacera, con investigadores y personal militar aún en el lugar.

Las manchas de sangre en el muro de ladrillo de concreto, los marcadores colocados por los investigadores para señalar las evidencias y los escombros que aparecen en las fotografías son iguales a los que los periodistas de la AP fotografiaron días después de que el ejército reportó los fallecimientos.

Entre los muertos en las fotos está una niña que yace de espaldas, tal y como la describió la testigo. El hermano de Erika Gómez la identificó en la fotografía —que la mostraba en el suelo junto a un fusil de asalto— por su ropa ensangrentada y cubierta de lodo.

"Esa playera (camiseta) yo se la compré", dijo Saddam Guzmán Gómez. "No es cierto que disparara. Le pusieron el arma. Se ve como que se arrastró", añadió sobre la imagen donde aparece la adolescente.
Muchos de los muertos aparecen acostados junto a la pared de la bodega. Todos se ven con un fusil de asalto a su lado o tomados de las manos, y algunos de los fusiles parecen haber sido apuntalados contra los cuerpos. La mayoría tienen lodo en las rodillas, lo que indica que podrían haber estado hincados o con el rostro boca abajo.

Un sobre amarillo que contenía las fotos dentro de una memoria USB fue enviado en forma anónima el miércoles a MVT, una agencia noticiosa local en el Estado de México, dijo su director Mario Vázquez.

Indicó que comparó las fotos con las que su agencia tomó el día del tiroteo y llegó a la conclusión de que se trataba del mismo lugar.

El oficial y siete soldados enfrentan medidas disciplinarias por su participación, pero el ejército ha guardado silencio sobre qué papeles desempeñaron. Están detenidos en una cárcel de la Ciudad de México bajo cargos de crímenes contra la disciplina militar, desobediencia y negligencia en el cumplimiento del deber.

La Procuraduría General de la República también está llevando a cabo una investigación civil, y la Comisión Nacional de Derechos Humanos efectúa su propia pesquisa.

El secretario de Gobernación externó el viernes su opinión sobre el actuar de las fuerzas armadas en una comparecencia ante comisiones en la Cámara de Diputados.

"Si sucediera que hay algo que señalar respecto a la actuación de este grupo de miembros del Ejército Nacional, será la excepción... una acción aislada y no el comportamiento de nuestro gran Ejército y de la Marina Armada de México", afirmó Miguel Ángel Osorio Chong.