Sociedad

Autoridades de Iguala se desmarcan de Abarca

Los síndicos administradores y procurador de Justicia, el encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, la oficial mayor, y el secretario particular de la alcaldía de Iguala, rindieron sus declaraciones ante autoridades federales sobre la relación que mantenían con el exedil, José Luis Abarca.
Natividad Ambrocio / Corresponsal
13 noviembre 2014 19:39 Última actualización 13 noviembre 2014 19:41
Iguala. (El Financiero)

Iguala. (El Financiero)

IGUALA.- Al rendir declaración ante autoridades federales, funcionarios del municipio de Iguala aseveraron que la relación que mantenían con el exedil, José Luis Abarca, fue meramente profesional.

Los síndicos administradores y procurador de Justicia, Óscar Chávez Pineda y Mario Castrejón, respectivamente, así como el encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública, Carlos Manuel Díaz García, la oficial mayor, María Elena Gutiérrez Cruz y el secretario particular, Alfredo Villanueva Dueñez, arribaron esta mañana a la sede alterna del ayuntamiento para presentar sus testimonios.

Los funcionarios fueron interrogados por agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SIEDO), del Ministerio Público Federal y de la Procuraduría General de la República.

Los agentes federales y autoridades del Ministerio Público Federal les preguntaron a los funcionarios su relación con el exedil, José Luis Abarca, así como el manejo de recursos públicos a su cargo y su responsabilidad sobre los hechos del 26 y 27 de septiembre cuando fueron secuestrados los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Después del encuentro, el síndico procurador de Justicia, Mario Castrejón Mota, dijo que al rendir su declaración manifestó que su función fue meramente operativa y que nunca manejó recursos públicos debido a que el exalcalde tenía a su gente de confianza.

Además, relató que los agentes lo interrogaron si tenía relación directa con el exsecretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez, quien se encuentra prófugo, a lo cual respondió que era institucional y que sólo le daba los partes informativos por escrito para su conocimiento y que nunca le informó sobre los hechos ocurridos el 26 de septiembre debido a que fue el viernes por la noche y el día siguiente fue un día inhábil y el lunes ya no se presentó ni le informó nada porque se dio a la fuga.