Sociedad

Bancos privados de cordones umbilicales generan dudas

Uno entre 20 mil casos tiene posibilidades de aprovecharlos, afirma inmunogenetista y advierte que existe información exagerada y equivocada, respecto de la verdadera utilidad.
Miriam de Regil
10 abril 2014 21:10 Última actualización 11 abril 2014 5:0
Clara Gorodezky, jefa del Departamento de Inmunogenética del INDRE. (Alejandro Meléndez)

Clara Gorodezky, jefa del Departamento de Inmunogenética del INDRE. (Alejandro Meléndez)

CIUDAD DE MÉXICO. Los servicios que ofrecen los bancos privados de cordón umbilical, no tienen todavía utilidad real en el futuro próximo, aseguró Clara Gorodezky, jefa del departamento de inmunología e inmunogenétíca del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos.

De acuerdo con la especialista, los informes científicos internacionales demuestran que la probabilidad de que las células madre del cordón umbilical se utilicen para los hijos o algún miembro de la familia de aquellos que deciden criopreservarlas, es de entre uno en 20 mil y uno en 40 mil casos en los primeros 20 años.

Explicó, en entrevista con EL FINANCIERO, que sólo existe 25 por ciento de probabilidad genética de que el cordón umbilical sea compatible con algún hermano.

“Científicamente hoy no está demostrado que dichas células madre sirvan para tratar enfermedades crónicas o accidentes vasculares, y la utilidad para regenerar otros tejidos está aún en investigación. Para tratar enfermedades de la sangre sí sirve: linfomas, anemias, leucemias y padecimientos o inmunodeficiencias primarias; en estos casos es útil sólo para pacientes de alrededor de 20 a 40 kilos”.

La también presidenta del consejo directivo de la fundación “Comparte la Vida”, destacó que si a un bebé le llega a dar leucemia o una enfermedad genética, está contraindicado usar su propia unidad, pues los genes afectados están en las células de cordón umbilical.

Explicó que el Comité de Ministros del Consejo de Europa recomienda que en los países donde se establecen bancos privados que ofrecen células madre de cordón umbilical, debe brindarse -a quien los contrata- información precisa, verídica y exacta.

“Las personas deben firmar un consentimiento informado, y leer las letras chiquitas. Antes se debe decir la verdad, pues la probabilidad de usarlo para sus hijos es mínima”.

La información equivocada y sobredimensionada, junto con lo vulnerable que resulta el embarazo y el deseo de querer lo mejor para los hijos lleva a las personas a invertir dinero y probablemente no les va a servir para nada, reitera el comité europeo en sus recomendaciones.

Por otro lado, si se demuestra en el futuro que las células de cordón umbilical son benéficas para la reparación tisular, de enfermedades crónicas como la Diabetes, Parkinson, Alzheimer o accidentes vasculares cerebrales, entonces se podría apoyar la guarda de células de cordón umbilical en forma privada y en bancos comerciales. “Por ahora sigue habiendo investigación al respecto”.

Gorodezky explicó que la donación del cordón umbilical existe a nivel mundial y es exitosa en los bancos altruistas de células de cordón umbilical, quienes procesan bajo estricto dicho material hasta que un paciente compatible genéticamente la requiera.

En México en 2002 nació el Banco Altruista Mexicano de Células Progenitoras de Cordón Umbilical y Gorodozky lo encabeza, a través de la Fundación Comparte Vida, ayudando a pacientes que necesitan un trasplante de médula ósea y no tienen un donador compatible.