Sociedad

Asesinan a director de seguridad Pública en Cuajinicuilapa, Guerrero

El enfrentamiento en el que murió el secretario de Seguridad Pública de Cuajinicuilapa, Honorio Martínez Rodríguez, tuvo que ver con un asalto frustrado a una sucursal bancaria en la cabecera municipal. Dos policías más que resultaron heridos ya fueron reportados como fuera de peligro.
Enrique Villagómez / Corresponsal
27 octubre 2014 13:5 Última actualización 27 octubre 2014 13:37
  [La Policía Federal y el Ejército participan en labores de seguridad en Michoacán./Cuartoscuro] 

Ante la inmediata respuesta del cuerpo de seguridad municipal, se originó una balacera que se prolongó por varios minutos en los alrededores de la plaza cívica donde se suscitaron los hechos. (Reuters/Archivo)

ACAPULCO, Gro.- La Fiscalía General de Guerrero confirmó la muerte del director de Seguridad Pública en el municipio de Cuajinicuilapa, Honorio Martínez Rodríguez, cuando intentaba frustrar el asalto a una sucursal bancaria en esa cabecera municipal.

De acuerdo con la dependencia, alrededor de la 9:40 horas de este lunes un grupo de personas armadas ingresaron a una sucursal bancaria que se localiza a un costado del ayuntamiento de Cuajinicuilapa, con la intensión de asaltarla, pero ante la inmediata respuesta del cuerpo de seguridad municipal, se originó una balacera que se prolongó por varios minutos en los alrededores de la plaza cívica donde se suscitaron los hechos.

En el intento de asalto al banco resulto muerto el director de Seguridad Pública municipal Honorio Martínez Rodríguez, mientras otros dos policías también fueron heridos y tuvieron que ser trasladados de emergencia a un hospital local donde fueron atendidos y su estado se reportó como fuera de peligro.


Se informó que el grupo de tres asaltantes lograron darse a la fuga a bordo de un automóvil compacto donde eran esperados por una cuarta persona, y que hasta el momento se desconoce a cuánto asciende el monto de lo robado a la institución bancaria.

La balacera entre policías y delincuentes provoco pánico entre la gente que ya se encontraba realizando actividades tanto en el ayuntamiento como en la sucursal bancaria, y se reporta que los comercios aledaños cerraron su puertas ante el temor de sufrir algún daño.