Sociedad

Aprueban segundo piso para la México-Puebla

El proyecto de 13.5 kilómetros sobre la autopista contará con una inversión de 10 mil millones de pesos, señaló el gobernador Rafael Moreno Valle.
Ernesto Aroche / Corresponsal
26 junio 2014 18:21 Última actualización 26 junio 2014 18:31
De acuerdo con el gobernador de Puebla, la SCT ya autorizó la obra. (Cuartoscuro)

[Bloomberg] Según una encuesta de Perfiles de Opinión, Rafael Correa tiene 60.6% de las intenciones de voto.

PUEBLA.- La Secretaría de Comunicaciones y Transportes dio luz verde al proyecto ejecutivo del segundo piso de la autopista México-Puebla, según informó el gobernador Rafael Moreno Valle, tras la reunión que sostuvo con el titular de la dependencia federal, Gerardo Ruiz Esparza.

Se trata de un proyecto de 13.5 kilométros valuado en 10 mil millones de pesos. El siguiente paso, explicó el mandatario, es revisar los modelos financieros, en función de los distintos estudios de aforo y proyecciones.

“Tenemos un acuerdo en el proyecto ejecutivo y el Gobierno del Estado ya tiene los permisos de la SCT para poder utilizar el derecho de vía, y esto no ha sido sencillo porque implica la autorización del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), que posee el activo y de Caminos y Puentes Federales (Capufe), instancia que opera la autopista”, explicó en entrevista Moreno Valle.

El gobernador de Puebla adelantó que la obra pudiera desarrollarse a través de una concesión del gobierno del estado y con aportación de recursos a fondo perdido por el monto que implica.

Adelantó que se espera que antes de que termine este año arranquen las obras que contemplan también la ampliación a tres carriles de la autopista México-Puebla, como ya está en algunos tramos.

“La ampliación a tres carriles es algo que de hecho ya hemos iniciado desde hace algún tiempo…eso es parte del proyecto, lo que pasa es que no lo hemos anunciado oficialmente, pero sí venimos trabajando desde hace tiempo”, agregó.

Una obra, que según medios locales, podría quedar a cargo de la empresa española OHL como parte de la negociación que realizó la compañía a cambio de desistirse del juicio que emprendió contra el retiro de la concesión del Libramiento Poniente, que le fue entregada en el sexenio pasado.