Sociedad

Alfredo Castillo investigará a fondo
el tráfico de órganos

El comisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, dijo que hará una investigación sólida sobre el tráfico de órganos de menores para consignar ante las autoridades a quienes cometen este delito en el estado, aunque reconoció que no es tarea fácil.
Arturo Estrada / Corresponsal

18 marzo 2014 13:47 Última actualización 18 marzo 2014 14:9
Alfredo Castillo.

Alfredo Castillo no quitará el dedo del renglón hasta que tenga una investigación sólida sobre el tráfico de órganos en Michoacán. (Archivo)

MORELIA, Michoacán.- El comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, dijo que se está trabando en el análisis de declaraciones y testimoniales sobre el tráfico de órganos de infantes.

Y en este mismo sentido, el funcionario federal agregó que pretende conformar una investigación sólida con el firme propósito de consignar ante un juez a los presuntos responsables del tráfico de órganos en Michoacán.

Dijo que no es tarea fácil y en el caso particular de los dos individuos que fueron detenidos acusados de pertenecer a una banda dedicada a traficar con órganos de niños, reconoció que es complicado para el Ministerio Público porque en 48 horas es difícil documentar un delito como el referido. Sin embargo, aseguró que se sigue buscando información al respecto.


Fue el secretario de Seguridad Pública de Michoacán, Carlos Hugo Castellanos Becerra, quien informó sobre la detención de dos personas que integraban una banda peligrosa de traficantes de órganos de niños que opera en la entidad.

El funcionario estatal subrayó que los detenidos son Manuel Plancarte Gaspar --al parecer sobrino del líder de los Caballeros Templarios, Enrique Plancarte Solís, alias "El Kike"-- y Ricardo Morales Torres, ambos de 34 años de edad.

Explicó que la forma de operar de los presuntos delincuentes fue mediante una red de complicidades que ubicaba preferente a niños para posteriormente privarlos de su libertad y trasladarlos a casas previamente rentadas.

Tales casas eran habilitadas como quirófanos en donde existía equipo y médicos para extraer los órganos de los niños y posteriormente venderlos a compradores aún no identificados, manifestó el secretario de Seguridad Pública del estado.