Sociedad

Acusan a gobierno de Campeche por fraude con viviendas

El programa para viviendas, que arrancó en 2011, contemplaba la edificación de un total de 100 hogares, pero a tres años de su inicio la constructora apenas ha entregado 43 viviendas, pero sin concluir.
Yoisi Moguel / corresponsal
18 mayo 2014 19:3 Última actualización 18 mayo 2014 19:3
viviendas

El proyecto “Puerta de Mar” contará con 24 mil 625 viviendas de 2 recámaras. (Foto: Cortesía)

SAN FRANCISCO DE CAMPECHE.- El gobierno de Campeche fue acusado de fraude por familias que adquirieron casas dentro del programa “Autoproducción de Vivienda Asistida”, para gente de escasos recursos a cargo de la Comisión Estatal de Desarrollo de Suelo y Vivienda (Codesvi) del estado.

Para este proyecto el gobernador Fernando Ortega Bernés destinó la cantidad de nueve millones de pesos a la compañía Repshel, quien sería la encargada de construir las casas en un plazo de cuatro meses, según el acuerdo con el gobierno estatal.

El programa que arrancó en 2011 contemplaba la edificación de un total de 100 hogares, pero a tres años de su inicio la constructora apenas ha entregado 43 viviendas, sin concluir, pues carecen de techo, luz, agua y de condiciones para ser habitadas.

De acuerdo con los denunciantes los ahora dueños de las casas tendrán que destinar recursos adicionales para concluirlas, pues les faltan los techos y otros detalles, que permita a una familia vivir dignamente.

El problema, afirman los afectados, es que el gobierno cobra el costo total de las casa a través de la financiera Alternativa, quien subió la mensualidad a mil 500 pesos adicionales por los intereses moratorios.

Además, el programa no fue gratuito porque las personas que entraron al programa pagaron por las viviendas, mismas que no pueden disfrutar, y por lo tanto continúan pagando renta para mantener a sus hijos en un lugar que ofrezca las condiciones esenciales.

Los afectados sostienen que hasta el momento no tiene fecha exacta de cuando concluirán las viviendas ni ven el interés de que se les regrese lo pagado, pues ni reparan las casas ni siguen construyendo.