'The Tale': Un cuento para sobrevivir
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'The Tale': Un cuento para sobrevivir

COMPARTIR

···

'The Tale': Un cuento para sobrevivir

La cinta cuenta la historia de una mujer que tuvo que inventar una realidad alterna para esconder y sobrevivir a un terrible dolor.

Eldaa García
11/08/2018
Actualización 11/08/2018 - 20:13

Imagina que eres una mocosa de 13 años sin mucho qué decir; con cuatro hermanos la atención se divide y te sientes invisible; de pronto, conoces a alguien que cree que eres especial; te llena de halagos, te da el cariño olvidado y te dice lo inteligente y lo especial que eres. Y sobre todo, lo bonita que eres. Lo sensual que eres. Y tú te sientes tan lista y tan fuerte como para tomar tus propias decisiones. ¿A dónde te llevarán? Esa es la premisa de The Tale, una de las cintas que HBO estrenó la semana pasada.

En ésta, una enorme y devastadora Laura Dern interpreta a Jennifer, una reconocida documentalista y cineasta neoyorquina que tras un viaje de trabajo, recibe una llamada de su angustiada madre (Ellen Burstyn), quien ha encontrado entre los viejos papeles de su hija un inquietante escrito de 1973 en el que narra el "romance" que tuvo con un hombre mayor ese año.

Con saltos al pasado y dentrevistas ficticias con los personajes involucrados, The Tale nos lleva junto con Jenny al verano de ese año cuando ella era una callada y tímida niña de 13 años que llega a un establo para iniciar sus clases de equitación con Miss G (Elizabeth Debicki), una inquietante mujer que es más de lo que dice ser que además de adiestrarla en las artes ecuestres, la vincula con Bill (Jason Ritter), un exitoso exatleta olímpico para entrenarlas físicamente a ella y a sus compañeras de alojamiento.

La película, como una cebolla, se va quitando las capas que al principio nos hacen creer que es una Lolita involucrada con sus tutores para mostrarnos una horrenda realidad; convencida por Bill y Miss G de que está por convertirse en una mujer inteligente, libre y capaz de tomar sus propias decisiones, Jenny se ve llevada a un abuso del cual ni ella misma está consciente y que no sabe cómo impedir. Una parte de su alma y de su mente le dicen que fue una víctima, pero se rehúsa a definirse así; mientras su Jenny de 13 años se empecina en creer que fue amor, que fue su decisión y que ella salió ganando, la Jenny adulta va descubriendo -y entendiendo- que no fue así; que tuvo que inventarse una historia, una realidad alterna para sobrevivir a una realidad en la que no podía estar ni podía enfrentar.

The Tale nos recuerda con una crudeza y dolor completamente necesarios que el abuso infantil, en todas sus formas, sigue aquí, implacable, imparable, destrozando miles de vidas al año, forzando a las víctimas y a sus seres queridos a inventar historias para evadir la culpa, entumecer el dolor y escapar de la realidad. Para construir un resquicio de paz. The Tale nos recuerda que por mucho que duela, es vital nunca dejar de mirar.