'Deadpool 2': Más de lo mismo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Deadpool 2': Más de lo mismo

COMPARTIR

···

'Deadpool 2': Más de lo mismo

Si de algo se le puede acusar a la segunda entrega del antihéroe, es de no ser innovadora.

Eldaa García
19/05/2018
Actualización 03/06/2018 - 13:38

Para muchos, la saga de los Avengers ha sido un empalago: demasiado galanes, demasiado perfectos, demasiado cool y buena ondita y por ello, esperaban que Deadpool 2 fuera el antídoto perfecto ante tanta dulzura: un antihéroe deforme, adicto, grosero y cínico, pero lo que se nos perdió de vista es que Deadpool 2 es exactamente igual a... Deadpool.

En esta nueva entrega Wade Wilson pierde algo muy valioso, por lo que para paliar su dolor, es invitado a formar parte del equipo de los X-Men (sí, salen de nuevo Coloso y Negasonic), quienes lo llevan a tratar de salvar a un adolescente (Fire Fist), con poderes un tanto...destructivos.

El chico trata de ser amigo de Deadpool, pero éste no se deja, encerrado en su propia tragedia; todo se complica cuando del futuro llega Cable (imponente Josh Brolin), quien trata por todos los medios de asesinar al adolescente furioso; en su afán de salvarlo, Wade reúne a un equipo de singulares características: el X Force.

Desafortunadamente, todo se queda ahí; puesto que termina por ser una historia plana que no levanta ni emociona ni causa risa y al final termina siendo lo mismo que la primera parte: las mismas bromas en doble sentido, la misma cuarta pared rota, las mismas referencias burlonas a Marvel y los mismos chistes cínicos de Deadpool.

Para los fanáticos de la nostalgia, el elemento ochentero está presente: mucha música de AC/DC, Pat Benatar y A-ha; y vamos para quienes tenemos más de 30 años hasta la historia de Cable y sus razones para matar a Fire Fist son más que sabidas y si no, pregúntenle a James Cameron y su Terminator.

No obstante, no todo está perdido: Deadpool 2 tiene un par de escenas más que rescatables (como la que tienen a ritmo de Thunderstruck de AC/DC); asimismo, tiene dos de los mejores postcréditos que involucran a un X-Men y a la mismísima DC Comics.

Por ello, a Deadpool 2 no se le puede acusar de ser buena o mala, simplemente, es repetitiva y eso, en un mundo de superhéroes que compiten por la preferencia del espectador, puede ser un arma de doble filo: puede que la primera vez ciertas bromas sean ocurrentes y redituables, pero una segunda vez tal vez ya no sean del todo divertidas. Desafortunadamente, para Disney y Marvel, lo que importa es que sean redituables. Veremos qué tanto le dura el chiste a Ryan Reynolds.