Power Tools

SoHo, un laboratorio en NY para las marcas del mundo

En Prince Street, Nueva York, compañías desde la productora de yogur Chobani hasta el gigante tecnológico Samsung han abierto en esa calle locales experimentales.
Bloomberg
20 octubre 2014 23:46 Última actualización 21 octubre 2014 5:0
Samsung

En el Samsung Galaxy Studio hay muchos teléfonos y tablets en exposición. (Archivo)

Prince Street, en el SoHo de Nueva York, una zona repleta de turistas y compradores, se ha convertido en laboratorio de pruebas para ideas en comercio minorista.

Compañías desde la productora de yogur Chobani hasta el gigante tecnológico Samsung han abierto en esa calle locales experimentales, no tanto para ganar dinero sino para estudiar el comportamiento de los consumidores y probar nuevos productos.

En esta vía se pueden ver las respuestas a un yogur de pimiento rojo y las marcas también pueden seguir los pasos de los clientes mediante mapas de calor y otras modernas técnicas de monitoreo.

Desentrañar los secretos del éxito en comercio minorista resulta crucial para un sector que se ve amenazado por una prolongada depresión. La concurrencia a centros comerciales está a la baja, lo que obliga a las compañías de productos de consumo a cerrar los locales con mal desempeño y a ofrecer fuertes descuentos en su mercadería.

Eso lleva a las empresas a una creciente búsqueda de ideas e inspiración en Prince Street.

1.- Chobani SoHo
Prince Street 150

El local de Chobani parece una moderna cafetería con cálidas paredes de madera. El principal objetivo del único establecimiento de venta minorista de la compañía de yogur es ver cómo reaccionan los clientes a sus nuevos productos. “Es un centro de incubación para nosotros. Es también el anuncio más bello de Chobani”, de acuerdo con Peter McGuinness, máximo responsable de marketing y de marca de la firma.

En el lugar se pueden encontrar sabores como pimienta, queso feta, aceite de oliva o menta. La tienda con dos años de antigüedad duplicó su tamaño en febrero, amplió su menú e incorporó una barra de café. Algunos de sus artículos han llegado a los supermercados, incluido un yogurt de calabaza, el producto de más rápido crecimiento en la historia de la marca, dijo McGuinness.

Las ventas en esta tienda de SoHo son 55 por ciento mayores respecto al año pasado y Chobani ha incluido servicio a domicilio y catering. Además, planea abrir al menos 10 lugares más en grandes ciudades el próximo año.

2.- Samsung Galaxy Studio
Prince Street 130


En el Samsung Galaxy Studio hay muchos teléfonos y tablets en exposición, pero no se pueden comprar. En realidad, aquí no se puede comprar nada, hasta el café es invitación de la casa.

Los visitantes pueden acercarse a la barra y probar los gadgets mientras hacen pedidos. Como nada está a la venta, los clientes se sienten más libres de mirar y recorrer sin temor a la presión de los empleados del local.

La idea es destacar las características de la línea Galaxy “sin decir: ‘Somos mejores que alguien más’”, consideró Virginia Morris, vicepresidenta de estrategia de consumo de la consultora Daymon Worldwide.

3.- Birchbox
West Broadway 433


Birchbox, que vende maquillaje y productos de belleza por suscripción, comenzó como un emprendimiento de Internet, pero en julio abrió su primer y único local. Los visitantes pueden comprar productos en mayores cantidades que las que Birchbox entrega por correo en cajas, también pueden arreglarse el cabello o las uñas, maquillarse o usar una pantalla táctil para elegir productos y obtener recomendaciones.

Los clientes han acudido en manada a la tienda y la empresa con cuatro años de antigüedad está considerando la apertura de más sucursales. “Es una inversión en nuestra marca”, dijo Katia Beauchamp, cofundadora de Birchbox.

4.- Warby Parker
Greene Street 121


Al igual que Birchbox, Warby Parker es más conocido como un sitio de comercio electrónico. La compañía vende anteojos y su estilo apunta a la generación de los millennials. En el local de SoHo, la mayor parte de la mercancía está sólo en exposición; los compradores pueden hacer pedidos de anteojos por medio de tablets y luego recibirlos en su casa.

Los cofundadores Neil Blumenthal y Dave Gilboa señalaron que una presencia “del ladrillo” ofrece a los clientes una experiencia memorable con la marca, lo cual es importante para el vendedor en línea.
La tienda tiene un look retro y ofrece exámenes de la vista por 75 dólares.