Power Tools

¿Qué tanto te satisface
tu trabajo?

Pese a que es intangible, la felicidad tiene un papel fundamental al interior de las empresas y su personal, puesto que un empleado contento, además de generar resultados, desarrolla un compromiso laboral.
Redacción
29 noviembre 2015 22:59 Última actualización 30 noviembre 2015 9:8
trabajo

El modelo de felicidad laboral incide en el orgullo de pertenencia y en la identificación con la empresa. (Alejandro Gómez)

¿Los empleados que sonríen son los más productivos y fieles? Expertos opinan que sí, que la felicidad podría impulsar no sólo la productividad, sino generar fidelidad por parte de los trabajadores a una compañía.

En entrevista con El Financiero, Margaret Greenberg, coautora del libro “Beneficio de lo positivo: Estrategias de liderazgo probadas para aumentar la productividad y transformar su negocio”, afirmó que la felicidad en el entorno laboral es la mejor política de retención.

En su visita a México para participar en el Tercer Foro Internacional de Ciencias de la Felicidad, la experta destacó que un empleado contento no sólo genera resultados, sino que adquiere y desarrolla compromiso laboral.

Aseveró que pese a que la felicidad se considera un intangible dentro de las organizaciones, su papel puede ser fundamental para lograr que las personas encuentren su trabajo ideal.

Ciertos ambientes laborales fomentan que la gente florezca y que saquen lo mejor de ellos”

“Ciertos ambientes fomentan que la gente florezca y que saquen lo mejor de ellos y que trabajen muy bien bajo presión, pero para muchos eso no es lo importante, de ahí lo intangible del concepto felicidad. No hay un trabajo ideal, pero depende de las fortalezas y motivaciones de cada quien”, aseveró la experta en la materia.

Reconoció que aunque el elemento económico sigue siendo uno de los principales puntos cuando se habla de motivación laboral, su impacto es a corto plazo, y más pronto que tarde es un elemento que se interioriza o se olvida, lo que no ocurre con la misma facilidad cuando se habla de la felicidad. Añadió que las empresas deben trabajar con otros elementos cuyos efectos son a largo plazo.

Greenberg sostuvo que no hay nada mejor para una persona que sentirse feliz: “si me siento feliz significa que estoy aprendiendo; que formo parte de un grupo exclusivo; que soy útil en la organización y me siento reconocido”, aseguró.

Detalló que el modelo de felicidad en el trabajo dota a la organización como empleador de unos atributos diferenciales; hace que la compañía sea atractiva, tanto que los mejores profesionales quieren desarrollar allí su talento.

La escritora opinó que el modelo de felicidad laboral incide en el orgullo de pertenencia y en la identificación con la empresa, y orienta a las nuevas incorporaciones y a los profesionales que forman parte de la organización.

Por su parte, David Cooperrider, asesor de Premios Nobel y líderes mundiales aseguró que “la satisfacción laboral es la base de una motivación extraordinaria, de una marca atractiva y diferente que lleva a la rentabilidad y a que los mejores quieran trabajar en una empresa”.

Cooperrider añadió que si bien es cierto que los jefes no son los responsables de la felicidad personal de cada empleado - ya que cada uno es responsable de su propia felicidad-, los directivos sí pueden convertirse en un viento favorable que contribuya a la navegación, que cree las circunstancias más adecuadas donde cada uno pueda aportar sus mejores frutos y potencialidades.