Power Tools

Neurociencia: cómo satisfacer a tus empleados

La neurociencia se ha convertido en la clave para incrementar
la productividad de las empresas; mediante un análisis neurológico, se puede determinar qué características de los empleados pueden ayudar a incrementar su talento nato y así, hacer crecer su productividad.
Angélica Hernández
21 mayo 2014 21:10 Última actualización 22 mayo 2014 5:0
neurociencia

La neurociencia puede mejorar la productividad de las empresas. (Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Uno de los retos más grandes a los que se enfrentan las empresas es retener a su talento y hacerlo crecer para así incrementar la productividad de las organizaciones. Te sorprenderá saber que la neurociencia es la clave para librar este problema.

Está probado que entre el 70 y 80 por ciento de las personas se adaptan a utilizar cierta colección de habilidades como una forma de sobrevivir el día a día, aunque no necesariamente representan los talentos naturales de cada persona.

Ésta es una corriente, que en México empezó hace 10 años, y está relativamente atrasada respecto a otros países como Estados Unidos, Inglaterra o incluso Argentina, donde las empresas dejaron de perfilar con base a conductas observables a través de exámenes psicométricos, y empezaron a hacerlo con base en preferencias fisiológicas que a veces ni el mismo empleado reporta.

En el país, alrededor del 30 por ciento de las empresas utilizan un estudio neurológico, en donde al inicio del análisis o intervención, entre el 50 y 80 por ciento de los empleados están mal asignadas o a punto de quemarse, es decir desgastarse.

“Cuando te instalas y crónicamente son las habilidades que usas, eso es adaptación y químicamente genera un nivel de estrés muy alto que lleva a desgastar a las personas o a estar insatisfechas con su trabajo. La adaptación genera estrés, el estrés afecta tu sistema inmunológico y eso genera una baja productividad para las empresas”, afirmó Ana Estrada directora de Brújula Interior.

Para evitar esto, es necesario hacer un análisis “psicológico” de la empresa y al mismo tiempo hacerlo con los empleados para hacer un cruce de habilidades y conocimientos entre los dos y así satisfacer las necesidades de ambas partes e incrementar la productividad hasta en un 20 por ciento.

“A través de este análisis se determina qué características personales de los empleados facilitan el incremento de la productividad. Es decir, faculta al empleado a capitalizar su talento nato, mientras que minimiza el efecto de sus debilidades en su asignación”, dijo Estrada.

Explicó que las empresas tienen objetivos con los que se entiende el tipo de talento que se requiere y en función a eso se contrata, entrena y arma los equipos de trabajo, “la posibilidad de tener esa estrategia arranca con la materia prima de que a ti como talento te pueda perfilar y ver qué es lo que se te da”.

Sin embargo, hay una variable importante, el talento en principio tiene una falta de autoconocimiento severa de tal manera que lo hace terminar vendiendo algo que no es o que no representan sus talentos.

Por ello, dijo, que el análisis de las empresas y los empleados, permite que estos verdaderamente puedan colaborar en equipo, al entender la necesidad y contribución de los diferentes estilos de pensamiento.

“El diagnóstico determina qué tipo de pensamiento tiene cada quien dentro de cada grupo, lo que permite sugerir líneas de acción con miras a asegurar la entrega de los resultados requeridos”, dijo.