Power Tools

Futuros directivos
con clases de yoga

La mejora continua también está enfocada a generar ambientes armoniosos, esto debido a que un personal más contento y pleno deriva en mejor ambiente laboral y así incrementa su productividad.
Angélica Hernández
30 marzo 2014 20:36 Última actualización 31 marzo 2014 5:0
ilustración

Diversas maestrías ya incluyen clases de yoga./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La educación impartida en las escuelas de negocios está cambiando ante la necesidad no solo de transmitir conocimientos, sino de generar líderes que puedan influir en el cambio de hábitos de su propio personal, y con ello generar una esfera laboral más armoniosa, y por ende, productiva.

Empeñarse por tener un entorno laboral armonioso incide directamente en el nivel de competitividad de la organización, pues colaboradores contentos, aportan más, de acuerdo con expertos consultados.

Santiago Iñiguez de Onzoño, presidente de IE University, dijo en entrevista para EL FINANCIERO que la educación del futuro debe tratar de influir en el comportamiento de las personas, empezando por los futuros directivos y cambiar incluso sus hábitos alimenticios.

Así, desde la IE Business School en España, tienen una maestría en liderazgo positivo que está en línea con las nuevas tendencias dentro del ámbito de liderazgo y comportamiento organizacional para desarrollar hábitos que permitan liderar grupos de trabajo.

“Esto no solo tiene que ver con los estudios tradicionales de liderazgo, sino que tiene que ver con el propio comportamiento, hay clases de equilibrio entre la mente y el cuerpo, y hasta yoga, algo que hace años podría parecer algo demasiado disruptivo, hoy forma parte de los programas master del desarrollo directivo”, afirmó el también profesor de IE Business School.

Otra de sus ofertas es la maestría en el comportamiento del consumidor y postgrado en gestión de información, “al final uno de los activos más valiosos en las empresas es la información, el big data, lo importante es cómo saber gestionarla”, dijo.

Explicó que estas maestrías surgieron ante la necesidad en los últimos años de resolver necesidades concretas del mundo laboral y de las empresas.

Agregó que los participantes del programa en liderazgo positivo, son personas con una experiencia profesional consolidada, que fungen como directores generales de empresas, y por lo tanto, la escala salarial es distinta pues buscan aprender las últimas técnicas que refuercen su liderazgo en un entorno siempre competitivo.

Mientras que en el caso de las otras maestrías, están dirigidas a profesionales sin experiencia, que suelen llegar a ganar entre los 50 y 80 mil dólares al año.

Iñiguez dijo que estas maestrías tienen un gran futuro y potencial en México, pues el país presenta un impresionante crecimiento económico que generará grandes oportunidades profesionales en telecomunicaciones, infraestructura, energía, turismo y manufactura.

“Y en este sentido la necesidad de incorporar más talento con conocimientos de gerencia generalista pero también con una especialización que les permita tomar responsabilidades en puestos más específicos”, dijo el experto.