Power Tools

Firmas van por universidades corporativas con especialización

Uno de los grandes retos de las organizaciones laborales es la gestión de su talento, por lo que las universidades corporativas, además de mejorar las habilidades técnicas y directivas de sus profesionales, también los prepara para ganar en productividad.
Clara Zepeda
24 mayo 2015 23:23 Última actualización 25 mayo 2015 5:5
Pemex

Las universidades corporativas son una herramienta estratégica para conseguir resultados, señalan expertos. (Alejandro Gómez)

McDonald’s creó la “Hamburger University” en los años sesenta porque se dio cuenta de la necesidad de formar a sus empleados, pero desde aquellos años muchas otras han comprendido esa función, como ahora lo entiende Petróleos Mexicanos (Pemex), quien abrirá su Universidad Pemex en Querétaro.

De acuerdo con el Tecnológico de Monterrey, en México alrededor de 120 empresas, tanto publicas como privadas, cuentan con un modelo similar de universidad corporativa.

“Las universidades corporativas son una herramienta estratégica para conseguir resultados. No es sólo dar formación, se trata de que lo que se imparta en las aulas tenga un efecto positivo en la cuenta de resultados”, explica Alejandro Cisternas, director de Vinculación Estratégica Empresarial del Tecnológico de Monterrey.

El experto detalla que las universidades corporativas tienen alrededor de 10 o 12 años de haber nacido.


“Es básicamente una necesidad de las organizaciones de tener sus propios esquemas de formación y capacitación para sus colaboradores.

Todas las organizaciones requerimos capacitación, sabemos que uno de los grandes retos que éstas tienen es la gestión del talento y precisamente lo que buscamos es que cada una de las personas que colaboran en una empresa, sea pública o privada, tengan una capacitación adecuada a lo que necesita cada compañía, pero sobre todo, y lo más importante, alineada a las estrategias del negocio”, explica el catedrático.

Así, la universidad corporativa es un esquema para que todos los colaboradores, de manera alineada a las estrategias de negocio, tengan su propio plan de desarrollo individualizado.

El objetivo de las escuelas corporativas, además de cuidar a sus mejores profesionales, formarlos en los valores de la compañía y mejorar sus habilidades técnicas y directivas, es capacitar a la plantilla para ganar en productividad.

Tal como diría el filósofo chino Confucio: “Donde hay buena educación no hay distinción de clases” y, eso es lo que buscan, precisamente, las empresas con la creación de universidades corporativas dentro de las instalaciones de la propia compañía.

EMPLEADOS A LA UNIVERSIDAD
El menú para aprender en una universidad corporativa es muy variado. Por ejemplo, en España, empresas como Telefónica, General Electric, Gas Natural, Santander, Iberia, Telekom Austria, BBVA cuentan con sus centros de formación.

“Las universidades corporativas son una herramienta estratégica para conseguir resultados. No es sólo dar formación, se trata de que lo que se imparta en las aulas tenga un efecto positivo en los resultados financieros de las empresas, principalmente en el retorno sobre la inversión”, destaca Cisternas.

El interés por las universidades corporativas va en aumento, se enfatizó en el Foro Internacional de Formación Corporativa.

Jeanne Meister, socia fundadora de Future Workplace, consultoría dedicada a reinventar el lugar de trabajo, señala a esta identidad como “un paraguas estratégico para el desarrollo y educación de los empleados, clientes y proveedores, en orden de alcanzar las estrategias de negocio de la organización. Una manera de sistematizar y aerodinamizar los esfuerzos de aprendizaje y desarrollo de las compañías”.

Es por ello que la dirección general de Pemex y el Tecnológico de Monterrey, a través de la Universidad TecVirtual del Sistema Tecnológico de Monterrey, crearon la Universidad Pemex.

“El objetivo de la Universidad Pemex, ya sea presencial, virtual o mixta, es desarrollar las habilidades y conocimientos de los trabajadores de dicha organización sobre el petróleo, como estrategia de planeación operativa, y facilitar la formación y profesionalización del personal a través de la certificación de competencias diseñadas y conceptualizadas para la innovación, y solución de problemas reales”, precisó la petrolera.