Power Tools

El poder de persuadir,
¿se nace con ello?

La persuasión es una habilidad relacionada a la inteligencia emocional y es básica para generar un vínculo de confianza;
por ello, se vuelve necesaria en el liderazgo de empresas o proyectos, ya que alguien que no es empático, difícilmente podrá hacer contacto efectivo con sus subalternos, señalan expertos.
Angélica Hernández/Darinka Rodríguez
04 junio 2014 22:18 Última actualización 05 junio 2014 5:0
ilustración

La persuasión es clave en una empresa o proyecto. (Carlos López)

CIUDAD DE MÉXICO.- La persuasión triunfa sobre la fuerza, de acuerdo con el pensamiento clásico de Platón. Así, una habilidad innata que tienen ciertas personalidades para influenciar a otros como la definición más usual, se puede aprender, de acuerdo con los especialistas contemporáneos.

De acuerdo a Ana Estrada, directora general de la consultora Brújula Interior, la persuasión forma parte de las habilidades de relación e inteligencia emocional. El convencimiento “de facto” o por naturaleza se desdibuja ante la llegada de nuevas redes y recientes paradigmas.

“No todas las personas suelen tener ésta habilidad desarrollada, porque corresponde más a los perfiles de pensamiento creativo e imaginativo y aquellos en quien predomina el pensamiento empático y armónico, que tienen una especial habilidad que identifican todos los códigos, no solo los hablados, sino de expresiones corporales”, dijo.

Agregó que ambos estilos son muy empáticos e intuitivos, los primeros (pensamiento creativo) lo son más hacia los hechos y las situaciones de entorno y los segundos (pensamiento empático y armónico) responden con empatía hacia las personas.

“En pocas palabras, las personas de pensamiento armónico empático tienen la habilidad de la persuasión de manera natural y se les facilita muchísimo”, indicó. Sin embargo, esta habilidad a veces se puede aprender en casa, en la escuela o con grupos de amigos.

“La persuasión va con el liderazgo en las empresas o proyectos, alguien que no es empático difícilmente puede hacer contacto efectivo con sus subalternos”, comentó.

Algo básico, es que la persuasión también consiste en generar un vínculo de confianza, por eso es necesaria la empatía, explicó Ana Estrada.

“Alguien persuasivo está basado en generar una confianza bastante elevada con la otra persona. Cuando se habla de negociación, no solo basta la negociación en si, ésta requiere mucha claridad sobre el objetivo y rangos de variación, entender el mercado, el proveedor o cliente, identificar las estrategias con las que se cuentan para hacer un intercambio”, dijo.

Ésta capacidad, “hace la diferencia de dejar un buen sabor de boca” y provoca que sea una relación sostenible, ya que el persuadido no se siente como si le hubieran engañado, sino que realmente cree en lo que la otra persona le está diciendo (o vendiendo) “y al paso del tiempo, el persuasivo llega a convertirse en un líder de opinión”.

Finalmente agregó que estas personas tiene muy buen nivel de reconocimiento de sus propias emociones, de autocontrol de las mismas y de adaptarse a diversas situaciones.