Power Tools

Ejecutar planes,
el camino de un director

Un buen director sabe que para llegar a metas ambiciosas
es necesario elaborar un análisis a detalle de la organización
y así, poder determinar objetivos a corto y largo plazo
que ayuden a definir el rumbo a seguir de la empresa.
Leticia Hernández
07 mayo 2014 20:49 Última actualización 08 mayo 2014 5:0
jefe

Un buen director debe trazar el rumbo a seguir de la empresa.(Sabina Iglesias)

CIUDAD DE MÉXICO.- En la ejecución y emprender la acción hasta alcanzar el objetivo, es donde radica la diferencia entre una empresa que genera riqueza y la que no. Para ponerse en marcha, un líder debe conocer perfectamente a la organización, hacer un plan de trabajo, una lista de actividades o pendientes, para después sólo ejecutarlos.

“La fórmula que ha llevado al éxito a empresas es sencilla: Lo que haya que hacer, sólo hazlo”, señala Iván Gutiérrez, en su libro “El Camino del Director”.

Sin embargo, la única forma de sostener una organización en el tiempo es a través de la generación de la riqueza económica que permita en el futuro la inversión en tecnología y la creación de cualidades y habilidades que ayuden a competir con los demás

Esta riqueza debe medirse por su capacidad de generar dinero en el banco, el denominado flujo de efectivo, no exclusivamente por las utilidades, sino por el dinero constante que es capaz de generar a través del desempeño diario. Por esta razón un director de la organización debe evaluar el desarrollo y entender el mercado, determinar indicadores para valorar competencias, rentabilidad y posicionamiento e identificar oportunidades.

RESISTENCIA AL CAMBIO, UN GRAN RETO

La resistencia al cambio es un gran obstáculo. No sólo en México, sino alrededor de todo el mundo, -hasta como ser humano- es más cómodo seguir con las actividades como se han venido haciendo, a transformarse y correr el riesgo de resultados reales y ese es uno de los grandes retos.

“Se requiere la reflexión del individuo que dirige la organización, de que en ese esfuerzo de cambio es posible que sucedan errores y no serán castigados. Es muy importante generar un ambiente de seguridad para poder alcanzar una transformación. Si uno le da seguridad al colaborador en el sentido de poder transformar su actividad para que él mismo sea más productivo, es un gran paso.

De otra forma tenemos esa resistencia, que de por sí existe por nuestra propia naturaleza de dejar que sucedan las cosas, pues está incrementada no nada más por el resultado, sino por el riesgo que implicaría modificarlo o hacer un cambio”, expuso Iván Gutiérrez en entrevista con EL FINANCIERO

GENERACIÓN DE RIQUEZA

La riqueza tiene que ver con lo que el cliente está dispuesto a pagar por lo que la empresa lleva a cabo, por el valor que genera. “Esa es la fórmula de la riqueza, si nosotros generamos valor para un cliente, habrá alguien que estará dispuesto a pagar por él. Tan poco o tan grande sea el valor que generemos, será exactamente igual al nivel de riqueza que se logre”, dijo el también director general de Central, administradora y operadora de estacionamientos.

Agregó que al interior de la organización, tiene que ver con el margen que generan los precios que se le coloca al producto o servicio. Si el producto es considerado valioso, generará mayor valor y por lo tanto mayor riqueza para la organización, sus colaboradores y para el país. El cliente y su satisfacción, son la razón de ser de cualquier negocio y hay que ganarse su confianza y credibilidad, estar cerca de él para escucharlo, entender su proceso de compra, cómo utiliza el producto o servicio que la organización genera.

EL NÚCLEO DE LA ORGANIZACIÓN

En toda organización, lo primero y lo más importante es la parte operativa, la que produce el bien o servicio y el resto de las áreas están alrededor como un soporte hacia esta área.

Llamada también área de producción o manufactura, es el corazón de la empresa y siempre debe ser apoyada y soportada por todas las demás involucradas que brindan servicio para llegar a la meta común: resultados óptimos.

DIRECCIÓN ESTRATÉGICA

El director de la organización debe tener claro a dónde quiere llegar para poder planear cómo lograrlo y cuáles serán las estrategias. Resulta conveniente dividir el sendero a recorrerse en etapas cortas, en metas alcanzables, medibles, para que cada una acerque al objetivo final. 

Cuando un líder ingresa a una organización, lo primero a determinar es la situación que está viviendo y dónde tendría que actuar en consecuencia.

“Posteriormente, hacer una planeación a tres o cinco años, en donde lo primero que se requiere es conocer a la organización y ver de dónde vienen los resultados, el equipo con el que contamos y a dónde queremos ir. En esa evaluación tenemos que determinar si tenemos a la gente indicada para ese recorrido y tener la visión para determinar objetivos ambiciosos”, apuntó Iván Gutiérrez.