Power Tools
management

4 disciplinas para lograr la pasión en equipos de trabajo

Para destacar en un mundo regido por la competitividad y
la entrega de resultados es necesario contar con un buen equipo de trabajo, por lo que Chris McChesney recomienda poner en práctica las Cuatro Disciplinas de la Ejecución.
Clara Zepeda
04 noviembre 2015 22:55 Última actualización 05 noviembre 2015 5:5
Chris McChesney

Chris McChesney recomienda seguir al pie de la letra las Cuatro Disciplinas de Ejecución.  (Cortesía)

Si dentro de su corporación, empresa familiar, entidad pública o educativa sólo una de cada diez personas conoce los objetivos más importantes de las mismas, que menos de la mitad sienta entusiasmo por lo que creen que son las metas prioritarias y que sólo uno de cada tres crea que son metas alcanzables, esto equivale a que usted está manejando un automóvil con dos neumáticos desinflados.

Sin embargo, su organización y las personas que la integran actualmente pueden tener mucha más capacidad, talento, inteligencia y creatividad de la que está capitalizando; por lo que con las “Cuatro Disciplinas de la Ejecución” usted podría darse una idea clara de cómo, en su posición de líder, podría convertir dicho potencial en una realidad tangible, sólo con el compromiso y pasión de la gente.

En una plática con El Financiero, Chris McChesney, líder de Práctica Global de la Ejecución en FranklinCovey y uno de los primeros en desarrollar las “Cuatro Disciplinas de Ejecución”, afirma que es una fórmula simple para destacar en un mundo tan competitivo que nos tocó vivir.

Recomienda seguir al pie de la letra estas cuatro disciplinas:

1 Enfocarse en lo crucialmente importante.

2 Actuar sobre las medidas de predicción.

3 Llevar un tablero de resultados.

4 Crear una cadencia de rendición de cuentas.

El directivo de FranklinCovey, compañía global especializada en la mejora del rendimiento de las organizaciones, describe que estas disciplinas son una forma de darle a las organizaciones la forma de enfocar su energía, ya que a muchos líderes les cuesta mucho trabajo y batallan con las distracciones.

ESTRATEGIA Y EJECUCIÓN
“Mientras más desesperadamente buscan resultados, más fácilmente se distraen y si no cuentan con un verdadero proceso para mantener la disciplina, la naturaleza humana es la que empieza a controlar y nos hacemos dispersos”.

Existen dos cosas principales sobre las cuales un líder puede ejercer su influencia para producir resultados: la estrategia y la habilidad de ejecutarla, esta última es la que más se le complica.

“Después de trabajar con miles de líderes y equipos de todo tipo de industrias, escuelas y agencias de gobierno en todo el mundo, el reto más grande está en lograr que las personas lo ejecuten con el nivel de excelencia que se necesita”, detalla McChesney.

Todo comienza con seleccionar un componente de la estrategia que requiere cambiar una conducta, esos son los aspectos que generalmente hacen que las estrategias no se puedan ejecutar. Entonces no se trata de toda la operación, sino es un enfoque muy particular, una vez que se seleccione ese enfoque, los diferentes equipos de la organización, van tomando un componente cada uno y digamos que establecen un juego alrededor de ese componente.

Y generan mediciones de liderazgo y se lleva una tarjeta de registro del resultado y de las mediciones de liderazgo. Se reúnen cada semana para avanzar en el marcador hasta asegurar el éxito; hasta que se convierta en un hábito y el nuevo hábito se convierte en parte de la operación normal y el líder tiene la liberta de escoger un nuevo objetivo clave para repetir el proceso.