Power Tools

Cuarto de guerra,
una estrategia de las RP

En periodos de elecciones, el papel de los RP en un equipo de campaña está a la par del asesor financiero o de imagen y guarda su importancia por forjar los vínculos del candidato, por lo que su presencia en el "cuarto de guerra" del candidato resulta vital.
Everardo Martínez
21 abril 2015 23:49 Última actualización 22 abril 2015 5:5
RP

Los RP ocupan un papel destacado en el "cuarto de guerra" de cualquier candidato a un puesto público. (Mónica Rodríguez)

El éxito de una campaña política depende del trabajo en equipo, y en ello los relacionistas públicos (RP) ocupan un mando en la estrategia que posicionará al candidato en los medios de comunicación y con la gente.

La valía de los relacionistas públicos puesta a prueba en este periodo electoral se demuestra con una ejecución de estrategias de comunicación en aras de realizar una campaña política exitosa.

Si bien el papel de un RP en la política es relevante, tampoco hay que otorgarles dotes como ganar per se unas elecciones intermedias.
Especialistas coinciden en que el relacionista público debe estar en el “cuarto de guerra” —lugar donde se crean los mensajes y estrategias con el candidato y todo el equipo de campaña—, pero en la práctica no hay demasiada participación de estos.

Por la experiencia de los expertos una campaña exitosa reunirá el profesionalismo del equipo, recursos con los que se cuentan y una estrategia.

En esta última es donde cabe el especialista en comunicación, quien debe advertir que no se sigue la planeación y la logística entre el candidato y su equipo.

Para Herminio Rebollo la importancia en una campaña política, “es conectar al candidato con la gente; que éste conozca sus responsabilidades con su electorado, sobre todo para no prometer cosas incumplibles”.

Se escucha fácil, aunque es una labor que a lo sumo requiere estudios de mercado, focus group y que el mismo partido colabore para obtener una radiografía con sistemas cuantitativos y cualitativos del entorno.

Herminio, quien fue relacionista público del equipo de Josefina Vázquez Mota en las elecciones internas para la Presidencia de la República, explica que el papel de los RP en un equipo de campaña está a la par del asesor financiero o de imagen y guarda su importancia por forjar los vínculos del candidato.

Coincide con esto Marco Herrera, presidente de Grupo Public International, pues señala que el lugar del RP está a la derecha del coordinador de la campaña, haciendo a veces de todo y a veces de nada, pero martillando el eslabón al rojo vivo que representa la comunicación externa para tener una cadena irrompible y provechosa en el flujo de información.

Herrera, quien fue analista político, dice que los RP en campañas tienen una labor de hueso porque deben entender el ambiente político, el hartazgo del día a día de la gente y controlar crisis diariamente y en todo momento, máxime si se trata de campañas ofensivas donde por doquier se observa el veneno salpicando. “Aquí —en las campañas políticas—, no sirve cualquier RP”, dijo.

Entre las herramientas que controla el RP están las redes sociales, y Facebook como la más usada, se volvió indispensable ahora que las comunidades interactúan entre sí y con sus candidatos, pero en campañas políticas son un dolor de cabeza para el equipo entero.
Ahí los ataques son un fastidio, explica Herrera : “los RP deben manejar las redes y aclarar situaciones antes de que la nube de desprestigio empape a la gente y el trabajo de semanas o meses se derrumbe. Valiosa y ardua labor”.

Rebollo considera al respecto que las redes si bien tienen su relevancia no lo son todo, como estrategas en comunicación los RP deben ir en el mismo tenor con la gente, porque ni todos tienen redes sociales ni todos van a los mítines.

AUSENCIA DE RP POLÍTICOS EN EL PAÍS
En la actualidad aún no se puede apreciar que en las campañas políticas se utilicen estrategias de comunicación, es demasiado pronto para observar el resultado de una planeación de expertos de relaciones públicas, dijo Gabriel Guerra Castellanos, director general de Guerra Castellanos y Asociados.

“Lo que sí es obvio es que las campañas políticas siguen enfocadas al acto tradicional, en el acarreamiento de gente y a los mensajes meramente publicitarios, no en las estrategias de comunicación”, añadió.

El especialista refirió que la carencia en planes políticos, gracias a que se busca la comodidad en el contexto y a las malas costumbres, ocasiona gran gasto de dinero y energía sin resultados óptimos.
Luis Kaim, director de la agencia de Relaciones Públicas Estrategia y Comunicación, coincide en que estas campañas intermedias no tienen una estrategia de comunicación, lo que se refleja en cero propuestas plausibles.

“El hecho de que no se trabaje con profesionales de comunicación se traduce en campañas sordas,
no se escucha a la gente ni sus peticiones ni se observan sus debilidades y en lugar de apostar por el pueblo se tienen campañas de golpeteo que en el peor de los casos revirará en un fuerte abstencionismo”.

Si las relaciones públicas impulsaran campañas políticas otra cosa sería, señala Luis Kaim “no habría sólo ataques entre candidatos porque se inmiscuirían más en escuchar a la audiencia y por ello habría propuestas”.

ESTRATEGIA
* Equipo profesional. En el ámbito político.
* Control de crisis . Campañas de ataque.
* Administrar recursos. No gastar ni más ni menos en difusión.
* Marketing. Estudios de mercado, focus group, sondeos.
* Redes sociales. Usarlas al 100 %.
* Unidad. Trabajo en equipo con los líderes del partido político.