Power Tools

¿Crisis? Las RP
tienen el antídoto

Tarde o temprano, toda empresa enfrentará una crisis, pero los estragos de éstas pueden prevenirse si se adoptan los protocolos que permitan reconocer las señales de alerta y así reaccionar adecuadamente cuando se presente.
Karla Rodríguez
18 agosto 2015 23:31 Última actualización 19 agosto 2015 20:50
+Kota. (Cuartoscuro)

+Kota es uno de los casos en México que tuvo un mal manejo de crisis. (Cuartoscuro)

“Nada viaja más rápido que la luz, excepto las malas noticias”, aseguraba el escritor Douglas Adams.

Eso lo saben perfectamente los corporativos que enfrentan desafíos relacionados con el comportamiento de sus trabajadores y una mayor exposición al escrutinio público en redes sociales, que penden como amenazas latentes.

“Tarde o temprano todas las empresas tendrán una crisis, es inevitable, pero los daños sí pueden prevenirse al tener un procedimiento que permita reconocer las señales de alerta y en un evento de crisis reaccionar adecuadamente y mitigar el daño. Dejarlo para después o ignorarlo puede ser muy costoso y en el peor de los casos, puede afectarse la reputación y credibilidad de la empresa irremediablemente”, opinó el consultor de Alterpraxis, Iván Moreno .

Marco Herrera, presidente de Grupo Public, reconoció que mientras las firmas globales tienen perfectamente bien definido sus riesgos, las mexicanas desdeñan el tema de manejo de crisis.


“Nadie está a salvo, por eso hay que concientizarnos de que es necesario analizar las vulnerabilidades, medir hasta dónde pueden llegar los riesgos y a partir de ello estar conscientes y tener un plan de comunicación para estar preparados para enfrentar una crisis”, afirmó.

Casos como el de +Kota –que se vio envuelta una polémica por un video en el que sus empleados maltrataban a los animales– o el de Comex, que tuvo que pronunciarse sobre “la desafortunada publicación en medios digitales”, luego de que uno de sus colaboradores subiera a Internet una foto retocada del presidente Enrique Peña Nieto parado sobre una cubeta de pintura, son botones de muestra de los riesgos
a los que se exponen las compañías.

“Aunque todo mundo cree que las crisis vienen de afuera, en realidad la mayoría de los problemas provienen de su operación interna, de malos manejos en materiales, de la carencia de códigos de ética o de falta de comunicación de las firmas con sus trabajadores, sobre lo que tienen o no permitido hacer”, aseguró el presidente de Grupo Public.

Iván Moreno refirió que una vez superado el punto más álgido del conflicto, las compañías deben hacer un análisis exhaustivo de los factores que desataron la crisis, medir el impacto y aprender de los errores.

“No todo en las crisis es malo, pues muchas empresas que han planificado correctamente y cumplen con sus programas de manejo de crisis logran minimizar el impacto de las mismas, han mostrado capacidad y competencia y en algunos casos han logrado hasta salir fortalecidos de éstas. Como en toda situación adversa, las crisis son una oportunidad para aprender, poner en marcha nuevos programas o mejorar los que ya se tienen. Una crisis bien manejada por una firma es aquella de la que no te enteraste”, finalizó el consultor de Alterpraxis.